Estudiar en Alemania (Parte 1 – Research)

Hola gitanillos, hoy me decidí a subir un video sin make-up ni producción, disculpen ustedes el look, pero tenía que actualizar el blog para contarles un poco por qué decidí venir aquí a llevar el máster y ayudarles un poco a que tengan idea de algunos requisitos que solicita el gobierno alemán para otorgar el visado.

Son 10 minutos, pueden escucharlo mientras cocinan o se bañan, jajaja, cual podcast. No tiene efectos ni nada, qué va! Ni que fuera Youtuber!

Pues vamos a lo nuestro. Aquí les dejo el primer video:

P.D.: El link del que hablo en el video es este de la DAAD:
https://www.daad.de/deutschland/studienangebote/international-programmes/en/

Cinco momentos para reencontrarme

  1. El primer díptico Restos es la imagen de mi motivo para salir, para expulsarme a mí misma de un espacio (quizás no necesariamente físico), como respuesta a lo que había sucedido. Estaba rota, me sentía pedazos, física y mentalmente una relación había acabado con lo que yo había sido. Sentía que tenía que salir, reencontrarme en algún lugar.

  1. Inelegible fue la primera vez que fui consciente de que el libre tránsito no existe. Fui consciente de mi condición de diferente. Me negaron el visado que debió haberme llevado a Costa Rica y me sellaron un papel en el que se me etiquetaba como inelegible.

3. El sentimiento de huída o desarraigo podía más que cualquier cosa. Vi un anuncio en una web y me fui a Brasil sin fecha de retorno. No sabía tomar fotos ni hablar portugués, pero igual me presenté como fotógrafa. En esta imagen están dos de mis amigos mirando el mar. El amanecer nos recibía así frente a la casa.

4. Este autorretrato es mi vida a bordo. En el 2014 me uní como tripulante en un crucero y ese traje fue mi piel durante muchos días. Mi vida a bordo es ese delfín fuera del agua, extraño, pero feliz.

Esta última imagen resume mi pasado y presente. Es mi abuela serbia, (la abuela de mi esposo) a la que conocí hace 3 años y extraño hoy muchísimo. Vivimos juntas un año sin poder hablar mucho solo nos abrazábamos.

Existe una búsqueda del yo a través de las migraciones, de no tener hogar. El proceso de no sentar raíces en ningún lugar permanentemente y perder físicamente cercanía con seres que conocemos y amamos es el precio de estas mudanzas voluntarias con el fin  de encontrarme a mí misma.

Ten days in the Midwest

Disclosure

*** The following post contents my personal opinion. This is not and advertisement, not a publicity. Just my personal point of view.***

I am on the plain going to Miami to catch the next flight. I don’t remember when was the last time I slept 8 hours in a row. Maybe was more than 10 days ago when I joined the training to become a Black Label artist for Holland America.

Before coming, couple of friends who were in the training before told me that I will be crying or bored and probably I would hated, but was completely the opposite. The training has been a wonderful experience and made me realize that I really enjoy photography and people, something that I forgot within the last year.

For those who don’t know about the Black Label (BL) programme, is a different photography service on board. Besides regular color photography, ships are offering private sessions in black and white.

As some of you can remember, I used to do that kind of portraiture on board Celebrity, but on Holland America works in a very different and (better) way because they take you to an special training with the creator of the programme, Joe Craig.

Meeting Joe had given me the opportunity to understand better not only photography or passion or professionalism, but something that I left behind long time ago trough routine and monotony: emotions.

Cruise photographers most of the time we lose ourselves trying to get the numbers, reaching targets and selling everything that we have. Even our souls go into the deep hole of “thinking about money and money only”.

My last contract was pretty much like that, I can’t even remember one memorable photograph, because I was hating my self with a camera.

I did quite good in my performance regarding revenue and customer service, but I wasn’t happy.

When my husband and I decided to go back to the ship this year, we got the chance to step up and get promoted, and that’s how I end up in Dexter, Missouri, a tiny little town in the Midwest of the United States.

***

It was so rainy and gray when we arrived to Dexter that I was asking my self if I will survive the melancholic weather surrounded by skinny sad trees.

While my mind was playing this stupid feeling, a blonde girl with a cute pixie haircut ask me if I was going to the BL training.

Her name is Emily (Kansas), and chatting with her distracted me from the bad weather and everything was starting to turn from gray to green (it was Saint Patrick’s day, apparently is and big day for americans and we supose to drink).

At the next day, we met Bianca (Melbourne) and Gerneil (Jamaica) both of them coming from different ships and backgrounds.

We kind of had a good time since the first day, it was like talking to friends that you met long time ago.

***

We arrived to Sally’s house, a big house like the ones from the movies, with a nice yard and the walls covered with plants.

Sally’s house is a popular house dowtown, all the neighborhood knows who lives there and who is Joe and his family.

Everything inside is set up to make you feel special, a mix of peace and wisdom and discipline difficult for me to explain in this language.

To be honest the first days were nice and terrifying. We couldnt get used to the idea to shoot in front of everybody else. While you were learning and shooting, you were judged as well among observed and criticized.

In fact, there were couple of days that I was feeling awful because is cool when people say nice things to you, but when you need to listen to criticism about your work is a bit hard.

The flow of the days were up and down, up and down… and so on. Trying to remember new tricks in Photoshop, how to book people, how to interact, and more about your body language made us realize that somehow we were growing.

I really can’t think in one day that everything was perfect for everyone. Everybody was trying to achieve something different and listening all the stories that Joe was sharing with us.

In between lessons, we grew as a team, as friends, as students by the hand of the teachers and guides like Holy, Paul and Toby, whom work with Joe since long time ago.

Emily and Bianca.

As we were spending most of the day inside the house practicing lighting and posing, we couldn’t walk around town to know better the place.

Our evening walkings were to Dollar Tree (buy everything for 1 dollar) and Penny’s Dinner (a 60’s milshake – coffee place) were we just to hang out for a bit).

After Penny’s or Dollar tree we used to go to one room together to “decompress” all day emotions. Kind of worth it because at the next day we were getting better and more focused on the training.

***

Yesterday, in our last day I could see and feel a completely relaxing atmosphere. We were laughing and practicing because the exams were done and the feedback from our coachs was very positive. We had an amazing last day with some tears and hugs and more portraits.

We got to know a bit more about Joe trough some treasures that he share with us. Memories is what we are, emotions what we share, and what we discovered there, in a tiny little town in the Midwest.

See you on the road.

Sara.

La vida después del crucero

collagediarigogitano

Reaparezco después de mucho por aquí. Aunque haya abandonado un poco este diario, me alegra mucho cada vez que recibo sus mensajes vía Twitter o Facebook.

Justo hace poco una amiga y lectora de este blog viajó a Puerto Rico para iniciar su primer contrato a bordo del  “Adventure of the Seas”, un crucero de Royal Caribbean. Después de meses de conversar vía whatsapp, verla viajando me hace sentir feliz.

Me alegra que este pequeño espacio virtual le permita soñar a mucha gente y los acompañe durante su preparación para trabajar en cruceros.

***

Hay un gran reto del que no he hablado mucho hasta ahora y es sobre qué hacemos los fotógrafos cuando renunciamos al barco.

Hace unos días leía un artículo sobre lo difícil que es reconectar con la tierra de uno cuando se ha dejado el país por algún tiempo. No importa cuánto tiempo, la verdad es que el hecho de haber descubierto un lugar nuevo nos cambia un poco.

Nunca seremos los mismos antes y después de un descubrimiento. Los efectos de los lugares y de la gente en nosotros influyen mucho, aunque no nos demos cuenta.

Pero,  ¿qué pasa con los fotógrafos después de meses o años en altamar?

Muchos de los fotógrafos en los cruceros son jóvenes y en el mes y medio de vacaciones siguen viajando por cuenta propia. Visitan amigos e intentan mantenerse en el ritmo “wanderlust”1, que ahora está tan de moda.

Cuando yo comenté a algunos amigos que mi esposo y yo queríamos establecernos en tierra y dejar el trabajo en cruceros, muchos me preguntaron ¿Por qué? Si la paga es buena, y hay líneas de carrera y viajas y no pagas renta…

Ante la interrogante, pues yo misma no estaba segura qué decir. Solo sabía que nos apetecía formar nuestra propia compañía “Mare and Sara” y crear un hogar, un espacio para los dos y para nuestros sueños.

Marko y yo decidimos dejar la vida en el mar hace ya casi un año y no voy a mentir, extrañamos mucho esa adrenalina diaria y la sensación de vivir cada día en un puerto distinto.

Sin embargo, la vida en tierra tiene lo suyo. Realizamos una ceremonia muy pequeña y linda en Pozarevac, la ciudad de mi esposo. Nos casamos. Pude conocer a mi familia serbia mucho más y conectar con ellos, más allá del lenguaje verbal porque digamos que no me ha ido muy bien con el idioma, ¡strášno!2

Después de la boda, como les comenté en un post anterior iniciamos trámites para mudarnos a Austria. Aquella aventura nos costó nuestros ahorros, pero si apuestas por algo tienes que ir hasta el final por ello.

Hasta ahora verán que no hemos obtenido respuesta en casi 5 meses de haber enviado la solicitud de nuestro visado. El tema migratorio en Europa es un fiasco y es lamentable.

No reniego de Austria, al contrario. Tengo hermosos recuerdos de mis amigos vieneses, de sus calles, de su increíble sistema de transporte. Me enamoré de mi línea de metro con sus banderitas LGTBI durante el mes de junio. ¡Los 2 meses vividos allí no tienen precio!

***

Vivir de la fotografía en tierra no es nada fácil. Sobre todo aquí en Europa del este donde nos encontramos. Sin tener fechas de viaje confirmadas, invirtiendo los ahorros en Facebook ads, imprimiendo tarjetas de presentación y escribiendo a wedding planners de por aquí y allá. Es una labor de “networking” ardua.

Luego de analizarlo y conversar mucho con mi esposo, nos dimos cuenta del potencial de Lima para el tema de fotografía y estilismo en el que estamos interesados.

Debo confesar, que fue en el barco donde aprendí mucho sobre las prendas y el estilo como una herramienta que empodera a las personas. Fue a través de la fotografía que he descubierto el styling como algo de lo que me interesaría vivir más adelante.

Nos mudamos a Lima muy pronto y estamos ansiosos y con muchos objetivos por lograr.

Quiero decirles que si están pensando en dejar el barco, sean los motivos que sean, piensen mucho en sus metas. Escríbanlas en un cuaderno de notas y revísenlas día a día.

Si hay algo que he aprendido en este año de gitaneo, es que son las metas concretas las que hacen que nuestros sueños se hagan realidad.

Si son fotógrafos sepan que la parte más dura de aprender son las estrategias de mercado y de administración con las que tenemos que lidiar día a día.

Entiendo que muchos hacen esto por amor al arte, porque son artistas, pero si nos quedamos haciendo arte sin pensar en que tenemos que vivir de ello, llegará el día en el que nuestros ahorros se hicieron agua y tengamos que buscar un empleo a última hora.

Por último, les sugiero tener siempre actualizado su portafolio o su website. Promociónense y manténganse en contacto con sus potenciales clientes vía Instagram, Facebook, Twitter y Pinterest.

Si disponen de dinero, inviertan en sus avisos o en Google Adwords. En un próximo post estaré publicando algunas herramientas que los puedan ayudar a emprender sus negocios en tierra.

Aunque soy relativamente nueva en esto del “business”, estoy super ansiosa por poder aprender más y les prometo compartir por aquí parte de lo que vaya surgiendo.

Ya saben que podemos intercambiar consejos y preguntas en este diario siempre. Les deseo lo mejor a todos en sus aventuras para este fin de año y el que viene.

¡Besos gitanos!

——————————————-

  1. Wanderlust. Palabra de origen alemán que manifiesta un gran deseo o impulso de viajar, deambular o explorar el mundo.
  2. Strášno. Expresión del serbio que significa terrible.

Nuevos proyectos

Amelie_and_Nino
Fotograma de “Amelié”.

Me he tomado muchas semanas, para volver a escribir, y es que desde hace algún tiempo mi esposo y yo venimos trabajando en nuestro proyecto. Dejar la vida en el barco no es una decision fácil. Implica pensar en dinero, casa, comida y gastos de servicios. Detalles que no tenían importancia durante la estadía a bordo ya que nuestra casa era el barco.

Pero, ¿por qué dejar la vida en el mar, si era tan excitante y productiva? Les confieso que desde algún tiempo teníamos ganas de echar raíces en algún lugar. Después de una larga temporada viajando y conociendo, coincidimos con mi esposo en buscar nuestro “país de los sueños”.

Todos sabemos que no existe el país de las maravillas. Algunos amigos me aconsejaron quedarme en Lima, en donde ya tengo contactos, casa, familia… Por el lado de mi esposo, la situación en Serbia es muy regular y no nos veíamos viviendo de la fotografía.

Si bien es cierto, amamos nuestros países de origen, queríamos algo nuevo. Nos imaginábamos una ciudad muy moderna y verde y con gente de muchas partes del mundo conviviendo en paz.

Ya sé que suena muy idealista, pero en nuestro recorrido por Nueva Zelanda y Australia vimos lugares muy similares a los que habíamos soñado.

En los puertos de Hobbart, Dunedin, Akaroa, Auckland y Wellington el ambiente era muy fresco y seguro. Nunca tuve que ajustar la cartera contra mi cuerpo, ni evitar caminar sola en la calle frente a los grupos de chicos para evitar que me molestaran como sucede en Lima.

En todo momento andábamos tranquilos. Los niños jugaban solos en los parques. Los semáforos funcionaban perfectamente y podías activarlos con un botón para que detuvieran el tránsito de autos y tuvieras la prioridad para cruzar la calle.

20141108-DSC_7163
Akaroa, Nueva Zelanda. Foto Sara Apaza.

Todo lucía moderno, hasta las granjas de ovejas. Estábamos fascinados por cómo las áreas verdes estaban tan bien cuidadas, y me refiero a espacios públicos y privados por igual.

Marko y yo nos quedamos con muchas ganas de volver. Sin embargo, los trámites migratorios son sumamente caros y engorrosos. Para que tengan una idea, solo aplicar al visado de Nueva Zelanda exige el pago de unos 360 dólares Americanos.

Además, hay que tener en cuenta que las solicitudes pueden tardar hasta 6 meses en ser procesadas.

Les comentamos nuestra situación a algunos amigos y fue así que uno de ellos nos sugirió pensar en un destino más cercano y accessible.

Fue así que nos hablaron de Vienna. Para ser sincera, nunca escuché mucho sobre Austria, mas allá de saber que existe una pequeña colonia de descedientes austríacos en la selva de Perú (Oxapampa, Pozuzo).

Entonces nos pusimos a investigar, incluso viajamos hasta Viena para conocer más sobre su cultura y sociedad.

No se los he comentado hasta ahora, pero yo era una limeña que siempre quiso vivir en Francia. Me alucinaba Amelie Poulain, sirviendo cafés en el romántico Paris, lleno de flores y de lluvias ligeras.

Amelie-Cafe
A los 18, yo creía que era Amelié. ❤

Soñaba con mis días mirando el Sena como Vallejo*. Escribir mis poemas y dibujar mis fantasías mirando a la gente pasar.

Los caminos de la vida tienen rumbos inesperados. Viena es bella, moderna y tiene aliento de libro Viejo. Andan por sus calles jóvenes entusiastas, abuelas perdidas y hombres gruñones que van al súper. Austríacos, chinos, turcos y serbios  todos conviven en una ciudad de casi dos millones de personas.

Siento un poco de miedo por el viaje. Aún no sabemos la duración de esta próxima temporada, pero creo que mejor es arrancar el coche, en vez de quedarnos a calentar el asiento.

Precisamente por ello,  voy a desconectar un poquito del Diario Gitano. Al menos, por ahora. Marko y yo, nos tenemos que poner de lleno con lo de nuestra página web y las redes sociales para conseguir nuestros primeros clientes.

Si van a Vienna, visítenme y nos tomamos un cafecito o ¿por qué no?, podemos ir a los juegos del Prater Park que me recuerda al parque de diversiones de Amelié. ¡Hasta tienen un tren fantasma como el de la película!

Amelie-075835609_1216601151106_500_281

¡Hasta pronto, trotamundos! Los dejo con esta canción como soundtrack de este post.

 

*Poeta peruano, autor de Trilce y otras joyas.

P.D. Si tienen alguna pregunta o comentario sobre el blog, escríbanme por aquí, a la página del face, o al Instagram que- en la medida de lo posible- trataré de responderles y ayudarlos. ¡Besos!

Explorando Viena

Realizamos una primera exploración por las calles de Viena y encontramos una ciudad inspiradora. Un lugar cosmopolita en el que conviven casi dos millones de personas. Museos, restaurantes, teatros y óperas para todos los gustos. Quien gusta del arte, tiene aquí una visita pendiente.
Por Sara Apaza*

Este artículo fue posteado originalmente en Pasatiempo.pe

En nuestros anteriores post, les habíamos comentado de nuestro paso por el Museo Albertina. Sin embargo, esta vez queríamos contarles de nuestra experiencia en la ciudad y, desde luego, darles algunos consejos por si se animan a venir a la capital austríaca.

 

Fotos: Marko Stojkovic & Sara Apaza.Fotos: Marko Stojkovic & Sara Apaza.

Preparando la llegada

Pasaportes vigentes y mapas. Foto: Sara Apaza.
Pasaportes vigentes y mapas. Foto: Sara Apaza.

Como se trata de un destino famoso, les sugerimos planificar el viaje con antelación. Sobre todo si quieren venir en la temporada de verano que se inicia a fines de mayo y acaba en setiembre. Los vuelos durante este periodo suelen costar unos 1300 dólares como mínimo, dependiendo de la aerolínea, las escalas y el asiento.

Si ya están en Europa, pero digamos en algún país relativamente cercano, como en mi caso, pues es mucho más económico. Un pasaje de ida y vuelta de Serbia – Austria, vía terrestre, cuesta unos 60 euros.

Además del ticket, otra cosa a la que hay que prestar atención es al hospedaje. Cuando se tiene tiempo, las ofertas son variadas. Hay hoteles económicos con muy buenas referencias en Tripadvisor cuyo precio base está en los 100 euros por noche.

Captura de Airbnb.

Para quienes buscan una opción diferente, tienen la website de Airbnb. A través de esta página pueden encontrar habitaciones o departamentos en renta solo para los días de vacaciones y que, dependiendo de su ubicación e infraestructura, pueden ser mucho más convenientes que un hotel.

 

 

Otro apunte que debo hacer es para quienes quieran contratar tours. Los hay en cantidad y todo depende del tiempo que tengan para conocer Viena. La novedad es que ahora están realizándose “Free walking Tours”, que son, como su nombre lo indica, tours gratuitos en los que los anfitriones caminan por el centro histórico y te llevan a los principales monumentos. El único costo de este tipo de recorridos son las propinas y las entradas a los museos o galerías.

Existen tarjetas que ofrecen descuentos en las entradas a las principales atracciones vienesas como Vienna Pass y Vienna Card. Ambos pases sirven para recibir rebajas en las tarifas de museos, parques y buses turísticos. La única diferencia es que con el Vienna Card también está incluído el transporte para el metro, bus o el tranvía. (Tengan en cuenta que si optan por estas tarjetas tienen un uso restringido por 48 o 72 horas.)

Una sugerencia antes de que cierren sus maletas. Impriman un par de mapas de Viena. Uno del centro de la ciudad y otro con las rutas del metro, les será de mucha utilidad.
Descubriendo una vieja, pero moderna ciudad

Atardecer en las calles de Viena. Fotos: Marko Stojkovic.
Atardecer en las calles de Viena. Fotos: Marko Stojkovic.

La capital de Austria está dividida en 23 distritos y la gente de aquí los llaman por número. Por ejemplo, nosotros estuvimos alojados en un piso del distrito 13, Hietzing. Si ven el mapa, pensarán que estábamos muy lejos del centro (vean las estaciones con puntos amarillos), pero, en realidad, estar cerca de la estación de un tranvía es una ventaja muy grande pues se llega al metro en cuestión de minutos.

De Hietzing a Innere Stadt.
De Hietzing a Innere Stadt.

Nuestro plan de los primeros días fue conocer el Innere Stadt o Centro Histórico, que es el distrito 1 de Viena y está rodeado por avenidas principales que forman una especie de anillo, Ring, (justamente los nombres de estas avenidas terminan en -ring, como para que nadie se pierda).

Vista de la entrada al Museo Albertina. Foto: Sara Apaza.
Vista de la entrada al Museo Albertina. Foto: Sara Apaza.

Es en este distrito que se ubica el Museo Albertina, que visitamos anteriormente, y en el que están la mayor parte de museos, galerías y casonas históricas, incluída la casa del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud.

Para quienes se hospedan fuera del barrio 1, las estaciones Karlplatz, Stadtpark, Stephanplatz y Schwedenplatz son las ubicadas en distintos puntos del Ring y desde cualquiera de ellas se puede acceder por ejemplo, a la Ópera Estatal de Viena o al complejo Museums Quartier.

 

 

Pero, cuando se tiene tanto por conocer, ¿por dónde empezar? Todo depende de sus prioridades. Estoy más que segura que habrá gente que querrá darse una vuelta por la ópera y conocer la belleza de sus instalaciones ademas de poder disfrutar de un show.

Los amantes de la música que deseen hacer el recorrido a través de las salas de la Ópera Estatal pueden hacerlo por solo 8 euros, o si quisieran asistir a uno de los espectáculos pueden ver el tablón de precios aquí.

Por otro lado, tienen también el Museo de Historia del Arte (Kunsthistorisches Museum) y el Museums Quartier que es un complejo moderno que reúne al Leopold Museum, el Museo de Arte Moderno, el Museo de Arquitectura y el Zoom, un museo especialmente para niños.

Entre el Museums Quartier y la Ópera Estatal hallarán plazas y calles llenas de historia. Están los jardines del palacio de Hofburg y el parque Burggarten en donde permanecen las estatuas de Goethe y Mozart. Un poco más lejos, se encuentran el Parlamento y la Universidad de Viena.

Jardines del parque Burggarten. Foto: Sara Apaza.
Jardines del parque Burggarten. Foto: Sara Apaza.

Es asombroso ver cómo se ha mantenido la arquitectura de la ciudad, pese al tiempo. Estructuras neorrenacentistas, góticas y barrocas conviven con edificios modernos. No hay quiebre, si hay algo que sobra en el centro de Viena, es armonía.

Si son de los viajeros que aman los bosques y parques, aquí les recomiendo un par. Uno es el Prater Park, que es un parque de diversiones ubicado en el distrito 2, Leopoldstadt. Aquí el ingreso es libre. Solo pagas el ticket si es que quieres subir a alguno de los juegos. Algunos románticos visitan el Prater por la Ruedas de la Fortuna que ofrece cenas a la luz de las velas dentro de sus cabinas.

Es un lugar muy amplio con un paisaje muy lindo lleno de color y algodones de azúcar. Super familiar.

El segundo parque del que les quiero hablar es el Schönbrunn Park (distrito 13) y es una excelente opción para pasar un día completo, pues dentro de este parque hay varias atracciones como el Palacio Schönbrunn y el Tiergarten Schönbrunn, el zoológico más antiguo de Europa.

La entrada al parque es gratuita, pero si se desea visitar el palacio el precio estándar es de 14 euros y el costo del pase al zoológico es de unos 19 euros.

Les aconsejamos visitar el parque durante la tarde cuando el sol cae. El ambiente durante la hora dorada inmersos en el follaje es sumamente relajante.
Las estaciones “U-Bahn” (Metro)

El sistema de transporte de Viena es sumamente fácil de entender. En nuestro caso, como íbamos a permanecer más de una semana, adquirimos un ticket semanal que se puede comprar todos los días pero que solo es válido de lunes a lunes. Pagamos 16.50 euros por persona y viajamos unos 5 días en el metro, tranvía y bus, sin realizar ninguna carga adicional sino hasta el lunes siguiente que tuvimos que comprar un nuevo boleto.

En el metro. Foto: Sara Apaza.
En el metro. Foto: Sara Apaza.

Si alguna vez te subes a uno, te darás cuenta que no hay un control de los billetes, por lo que intuyo que confían mucho en que los pasajeros tengan sus boletos al día. En cualquier momento, puede subir un controlador con un chaleco fluorescente a pedirte el ticket y si está vencido, te dará una multa.

Para alguien que recién llega y nunca ha tomado un metro en su vida, como fue mi caso, pues te sientes como un pez fuera del agua. La gente se mueve de un lado a otro, todo va muy de prisa y no atinas si debes tomar el metro que está de tu lado o el que está cruzando la vía.

Un joven, que nos vio algo perdidos nos indicó la dirección correcta y poco después de eso nos dimos cuenta de que frente a nosotros había una línea anaranjada que indicaba hacia donde iba el metro, indicando la estación donde estabamos parados y las estaciones que recorrería luego.

Esas líneas son unas pegatinas que están en casi todas las estaciones e incluso en los interiores del metro puedes ver el mapa completo de las conexiones del “U-bahn” que puedes hacer para llegar a tu destino.

A decir verdad, los austríacos o al menos los vieneses nos resultaron simpáticos, a diferencia de las anécdotas que se encuentran en blogs y grupos de facebook en los que tienen fama de “gruñones”. En este primer viaje a Viena, conocimos gente muy buena onda que siempre fue muy receptiva.

Instántaneas de Viena. Fotos: Sara Apaza.
Instántaneas de Viena. Fotos: Sara Apaza.

Extrañaré Viena por el Metro, las calles, los parques, los mausoleos y esculturas que desnudos permanecen intactos pese al tiempo, mezclándose en una metrópoli cada vez más grande y mixta, llena de formas y colores, pasado y presente.

Compartiendo cultura. Biblioteca pública en las calles de Viena. Puedes dejar un libro que ya hayas leído o tomar alguno que desees leer. Foto: Sara Apaza.
Compartiendo cultura. Biblioteca pública en las calles de Viena. Puedes dejar un libro que ya hayas leído o tomar alguno que desees leer. Foto: Sara Apaza.

Bonus
-Para realizar este viaje no necesitamos de visa (en el caso de los peruanos). Solo fue suficiente el pasaporte. Eso sí, antes de viajar lean os requisitos que coloca el ministerio de RREE en su web o lean esta cartilla informativa.
– Si no hablan alemán no deben preocuparse, la mayoría entiende muy bien el inglés, al menos en los restaurantes y bares, se puede pedir una copa sin mayor problema.
– El chip telefonico para obtener sms, llamadas e internet cuesta 15 euros.

Pasatiempo realizará una segunda entrega para comentar la comida vienesa y rutas alternativas para conocer más sobre esta gran ciudad.

*Periodista y fotógrafa. Colaboradora de Pasatiempo.pe y bloggera en Diario Gitano. Comparte fotos en Instagram como @sara_apaza.