Explorando Viena

Realizamos una primera exploración por las calles de Viena y encontramos una ciudad inspiradora. Un lugar cosmopolita en el que conviven casi dos millones de personas. Museos, restaurantes, teatros y óperas para todos los gustos. Quien gusta del arte, tiene aquí una visita pendiente.
Por Sara Apaza*

Este artículo fue posteado originalmente en Pasatiempo.pe

En nuestros anteriores post, les habíamos comentado de nuestro paso por el Museo Albertina. Sin embargo, esta vez queríamos contarles de nuestra experiencia en la ciudad y, desde luego, darles algunos consejos por si se animan a venir a la capital austríaca.

 

Fotos: Marko Stojkovic & Sara Apaza.Fotos: Marko Stojkovic & Sara Apaza.

Preparando la llegada

Pasaportes vigentes y mapas. Foto: Sara Apaza.
Pasaportes vigentes y mapas. Foto: Sara Apaza.

Como se trata de un destino famoso, les sugerimos planificar el viaje con antelación. Sobre todo si quieren venir en la temporada de verano que se inicia a fines de mayo y acaba en setiembre. Los vuelos durante este periodo suelen costar unos 1300 dólares como mínimo, dependiendo de la aerolínea, las escalas y el asiento.

Si ya están en Europa, pero digamos en algún país relativamente cercano, como en mi caso, pues es mucho más económico. Un pasaje de ida y vuelta de Serbia – Austria, vía terrestre, cuesta unos 60 euros.

Además del ticket, otra cosa a la que hay que prestar atención es al hospedaje. Cuando se tiene tiempo, las ofertas son variadas. Hay hoteles económicos con muy buenas referencias en Tripadvisor cuyo precio base está en los 100 euros por noche.

Captura de Airbnb.

Para quienes buscan una opción diferente, tienen la website de Airbnb. A través de esta página pueden encontrar habitaciones o departamentos en renta solo para los días de vacaciones y que, dependiendo de su ubicación e infraestructura, pueden ser mucho más convenientes que un hotel.

 

 

Otro apunte que debo hacer es para quienes quieran contratar tours. Los hay en cantidad y todo depende del tiempo que tengan para conocer Viena. La novedad es que ahora están realizándose “Free walking Tours”, que son, como su nombre lo indica, tours gratuitos en los que los anfitriones caminan por el centro histórico y te llevan a los principales monumentos. El único costo de este tipo de recorridos son las propinas y las entradas a los museos o galerías.

Existen tarjetas que ofrecen descuentos en las entradas a las principales atracciones vienesas como Vienna Pass y Vienna Card. Ambos pases sirven para recibir rebajas en las tarifas de museos, parques y buses turísticos. La única diferencia es que con el Vienna Card también está incluído el transporte para el metro, bus o el tranvía. (Tengan en cuenta que si optan por estas tarjetas tienen un uso restringido por 48 o 72 horas.)

Una sugerencia antes de que cierren sus maletas. Impriman un par de mapas de Viena. Uno del centro de la ciudad y otro con las rutas del metro, les será de mucha utilidad.
Descubriendo una vieja, pero moderna ciudad

Atardecer en las calles de Viena. Fotos: Marko Stojkovic.
Atardecer en las calles de Viena. Fotos: Marko Stojkovic.

La capital de Austria está dividida en 23 distritos y la gente de aquí los llaman por número. Por ejemplo, nosotros estuvimos alojados en un piso del distrito 13, Hietzing. Si ven el mapa, pensarán que estábamos muy lejos del centro (vean las estaciones con puntos amarillos), pero, en realidad, estar cerca de la estación de un tranvía es una ventaja muy grande pues se llega al metro en cuestión de minutos.

De Hietzing a Innere Stadt.
De Hietzing a Innere Stadt.

Nuestro plan de los primeros días fue conocer el Innere Stadt o Centro Histórico, que es el distrito 1 de Viena y está rodeado por avenidas principales que forman una especie de anillo, Ring, (justamente los nombres de estas avenidas terminan en -ring, como para que nadie se pierda).

Vista de la entrada al Museo Albertina. Foto: Sara Apaza.
Vista de la entrada al Museo Albertina. Foto: Sara Apaza.

Es en este distrito que se ubica el Museo Albertina, que visitamos anteriormente, y en el que están la mayor parte de museos, galerías y casonas históricas, incluída la casa del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud.

Para quienes se hospedan fuera del barrio 1, las estaciones Karlplatz, Stadtpark, Stephanplatz y Schwedenplatz son las ubicadas en distintos puntos del Ring y desde cualquiera de ellas se puede acceder por ejemplo, a la Ópera Estatal de Viena o al complejo Museums Quartier.

 

 

Pero, cuando se tiene tanto por conocer, ¿por dónde empezar? Todo depende de sus prioridades. Estoy más que segura que habrá gente que querrá darse una vuelta por la ópera y conocer la belleza de sus instalaciones ademas de poder disfrutar de un show.

Los amantes de la música que deseen hacer el recorrido a través de las salas de la Ópera Estatal pueden hacerlo por solo 8 euros, o si quisieran asistir a uno de los espectáculos pueden ver el tablón de precios aquí.

Por otro lado, tienen también el Museo de Historia del Arte (Kunsthistorisches Museum) y el Museums Quartier que es un complejo moderno que reúne al Leopold Museum, el Museo de Arte Moderno, el Museo de Arquitectura y el Zoom, un museo especialmente para niños.

Entre el Museums Quartier y la Ópera Estatal hallarán plazas y calles llenas de historia. Están los jardines del palacio de Hofburg y el parque Burggarten en donde permanecen las estatuas de Goethe y Mozart. Un poco más lejos, se encuentran el Parlamento y la Universidad de Viena.

Jardines del parque Burggarten. Foto: Sara Apaza.
Jardines del parque Burggarten. Foto: Sara Apaza.

Es asombroso ver cómo se ha mantenido la arquitectura de la ciudad, pese al tiempo. Estructuras neorrenacentistas, góticas y barrocas conviven con edificios modernos. No hay quiebre, si hay algo que sobra en el centro de Viena, es armonía.

Si son de los viajeros que aman los bosques y parques, aquí les recomiendo un par. Uno es el Prater Park, que es un parque de diversiones ubicado en el distrito 2, Leopoldstadt. Aquí el ingreso es libre. Solo pagas el ticket si es que quieres subir a alguno de los juegos. Algunos románticos visitan el Prater por la Ruedas de la Fortuna que ofrece cenas a la luz de las velas dentro de sus cabinas.

Es un lugar muy amplio con un paisaje muy lindo lleno de color y algodones de azúcar. Super familiar.

El segundo parque del que les quiero hablar es el Schönbrunn Park (distrito 13) y es una excelente opción para pasar un día completo, pues dentro de este parque hay varias atracciones como el Palacio Schönbrunn y el Tiergarten Schönbrunn, el zoológico más antiguo de Europa.

La entrada al parque es gratuita, pero si se desea visitar el palacio el precio estándar es de 14 euros y el costo del pase al zoológico es de unos 19 euros.

Les aconsejamos visitar el parque durante la tarde cuando el sol cae. El ambiente durante la hora dorada inmersos en el follaje es sumamente relajante.
Las estaciones “U-Bahn” (Metro)

El sistema de transporte de Viena es sumamente fácil de entender. En nuestro caso, como íbamos a permanecer más de una semana, adquirimos un ticket semanal que se puede comprar todos los días pero que solo es válido de lunes a lunes. Pagamos 16.50 euros por persona y viajamos unos 5 días en el metro, tranvía y bus, sin realizar ninguna carga adicional sino hasta el lunes siguiente que tuvimos que comprar un nuevo boleto.

En el metro. Foto: Sara Apaza.
En el metro. Foto: Sara Apaza.

Si alguna vez te subes a uno, te darás cuenta que no hay un control de los billetes, por lo que intuyo que confían mucho en que los pasajeros tengan sus boletos al día. En cualquier momento, puede subir un controlador con un chaleco fluorescente a pedirte el ticket y si está vencido, te dará una multa.

Para alguien que recién llega y nunca ha tomado un metro en su vida, como fue mi caso, pues te sientes como un pez fuera del agua. La gente se mueve de un lado a otro, todo va muy de prisa y no atinas si debes tomar el metro que está de tu lado o el que está cruzando la vía.

Un joven, que nos vio algo perdidos nos indicó la dirección correcta y poco después de eso nos dimos cuenta de que frente a nosotros había una línea anaranjada que indicaba hacia donde iba el metro, indicando la estación donde estabamos parados y las estaciones que recorrería luego.

Esas líneas son unas pegatinas que están en casi todas las estaciones e incluso en los interiores del metro puedes ver el mapa completo de las conexiones del “U-bahn” que puedes hacer para llegar a tu destino.

A decir verdad, los austríacos o al menos los vieneses nos resultaron simpáticos, a diferencia de las anécdotas que se encuentran en blogs y grupos de facebook en los que tienen fama de “gruñones”. En este primer viaje a Viena, conocimos gente muy buena onda que siempre fue muy receptiva.

Instántaneas de Viena. Fotos: Sara Apaza.
Instántaneas de Viena. Fotos: Sara Apaza.

Extrañaré Viena por el Metro, las calles, los parques, los mausoleos y esculturas que desnudos permanecen intactos pese al tiempo, mezclándose en una metrópoli cada vez más grande y mixta, llena de formas y colores, pasado y presente.

Compartiendo cultura. Biblioteca pública en las calles de Viena. Puedes dejar un libro que ya hayas leído o tomar alguno que desees leer. Foto: Sara Apaza.
Compartiendo cultura. Biblioteca pública en las calles de Viena. Puedes dejar un libro que ya hayas leído o tomar alguno que desees leer. Foto: Sara Apaza.

Bonus
-Para realizar este viaje no necesitamos de visa (en el caso de los peruanos). Solo fue suficiente el pasaporte. Eso sí, antes de viajar lean os requisitos que coloca el ministerio de RREE en su web o lean esta cartilla informativa.
– Si no hablan alemán no deben preocuparse, la mayoría entiende muy bien el inglés, al menos en los restaurantes y bares, se puede pedir una copa sin mayor problema.
– El chip telefonico para obtener sms, llamadas e internet cuesta 15 euros.

Pasatiempo realizará una segunda entrega para comentar la comida vienesa y rutas alternativas para conocer más sobre esta gran ciudad.

*Periodista y fotógrafa. Colaboradora de Pasatiempo.pe y bloggera en Diario Gitano. Comparte fotos en Instagram como @sara_apaza.

Cómo debo prepararme para una entrevista de trabajo (a bordo)

Pues aquí vamos con un nuevo post. Estoy muy contenta porque he recibido algunos mensajitos vía Instagram y Facebook de lector@s que están alistando maletas para emprender nuevos retos. Algunos están ansiosos por su llegada al barco, otros están pensando en optar por un trabajo como fotógraf@ en el Caribe… El punto común en todos los casos son los nervios que sienten al momento de la entrevista.

jobinterview

Desde ya les digo que es muy normal sentirse así. Uno se pregunta muchas cosas. ¿Será una entrevista técnica o enfocada en mis habilidades? ¿Cuánto dura? ¿Cómo debo presentarme a mí mism@?

Lo que puedo compartir con ustedes es que una vez confirmado el encuentro, intenten leer un poco sobre la empresa y la completa descripción del puesto al que aplican.

Usualmente cuando postulas al trabajo en un crucero, los reclutadores realizan las entrevistas vía Skype, en otros casos los agentes de recursos humanos viajan para hacerlas personalmente.

De cualquier forma, la idea es que mediante la entrevista pueda darse un contacto honesto entre la empresa y el postulante. Cuando digo honesto, me refiero a que intentes ser tú mismo en todo momento, no adoptes posturas o actitudes que puedan hacerte sentir fuera de lugar o incómodo, porque todos nuestros gestos -aún mediante una pantalla- pueden ser percibidos con facilidad por la otra persona.

jobinterview
Antes de la entrevista

1. Como mencioné en líneas anteriores, siempre es bueno tener claro el puesto al que aplicas y las tareas que cumplirás si eres aceptado tras la entrevista.

2. Practica el idioma. Normalmente las entrevistas son en inglés. Si hablas más de dos idiomas, genial.

3. Prepara tu ropa. Aún si la cita es por Skype, lleva una tenida sobría y cómoda. En el caso de las mujeres, puede ser una blusa y un saco a medida. En el caso de los varones, camisa y saco también. Intenten un look “smartchic”, fresco y moderno. No se queden pegados al saco negro. Los colores pastel o los tonos azules también son buena opción.

Aquí algunos ejemplos “smart casual”.

 

4. Coloca despertador, marca tu agenda, revisa que la cuenta de internet esté al día. Esto último, se los digo porque el día de una de mis entrevistas cortaron el servicio de Internet en casa y tuve ir hasta la casa de una amiga y ella, que andaba muy perdida, no se sabía la contraseña WiFi de su casa porque uno de sus hermanos la había cambiado (sí, así. ¡Fue un desmadre!!!). Como último recurso tuvimos que tocar la puerta de un vecino para que nos prestara su clave durante una hora y poder pasar mi entrevista. No me imagino la cara del vecino. En fin, para cosas de trabajo, lo último que uno tiene que tener es vergüenza.

5. ¿Tienes preguntas sobre el salario, la duración del contrato o las comisiones? Escríbelas en un bloc y el día de la entrevista, cuando el reclutador te dé unos minutos, intenta resolver tus dudas.

6. Calma, sé positivo. No te estreses con términos técnicos. Velocidad, apertura, composición, profundidad de campo… la mayoría nos presionamos mucho por aprender los conceptos de paporreta y no es lo ideal. A los reclutadores de las empresas a bordo les interesa más conocerte y saber cuáles son tus aspiraciones.

Durante la entrevista

La duración de las entrevistas suele ser poco menos de 30 minutos. Imagina que son cientos de aplicantes a la semana. Por día al menos calculo que haran unas 15 entrevistas o poco más.

1. Preséntate a ti mismo con una sonrisa. Una sonrisa fresca, no fingida. XD

2. Ellos saben que estás nervioso, así que relaja con el inglés. Habla despacio para que tu inglés sea más fluido. El problema, cuando no estamos acostumbrados a hablar inglés y queremos hablar rápido, es que perdemos un poco el hilo y nos enredamos.

3. Cuando no comprendas algo, pregunta nuevamente. No te hagas el “sabelotodo” que después te quedas confundido.

4. A ellos les importa tu actitud positiva y optimismo no tanto como que seas el “monstruo de la fotografía”.

5. La pregunta clave casi siempre viene: ¿Cómo te ves de aquí a 5 años? ¿Por qué quieres unirte a nuestro equipo? ¿Por qué deberíamos elegirte?

6. Al final de la entrevista, aprovecha y pregunta.
Después de la entrevista

1. No te estreses. Hay quienes no consiguen pegar un ojo cuando esperan una respuesta y esto lo entiendo perfectamente. Ni bien termina la entrevista te preguntas si lo hiciste bien, regular o mal… y quieres saber qué pasara. Pero aguarda que lo bueno siempre se hace esperar.

2. Por lo general, la respuesta positiva o negativa llega pasando unos 10 a 20 días. Todo dependede la temporada, de la rotación de los fotógrafos…

3. Si no te aceptan no te desmoralices, hay muchas empresas a las cuales puedes seguir postulando.

4. Si te invitan a formar parte del equipo, pues a alistar todos los requisitos para vivir a bordo.
Siempre escribo pensando en que lo que publico les sea de mucha utilidad. Me encanta leerlos y saber que tienen esas ganas de viajar con sus cámaras al cuello, listos para nuevas tierras y experiencias. Ya saben que pueden escribirme desde donde estén por aquí, por la página de Facebook o vía Instagram. También tengo Snapchat,(sara_apaza), pero no tengo muchos contactos por allí, jejeje. ¡Nos vemos! ¡Hasta el próximo post!

Tips para antes de embarcar (Solo para tripulantes)

Antes de iniciar tu aventura a bordo, debes asegurarte de que cuentas con lo necesario para iniciar tu contrato. Visas, carta de empleo, uniformes, equipos y algo de dinero para las primeras semanas será de gran ayuda para un buen comienzo en altamar.

Una vez aceptado para trabajar en un crucero, la etapa más densa es la de los trámites. Antes de solicitar cualquier visado, necesitarás:

passport
Pasaporte peruano. (Foto: Sara Apaza)
  • Pasaporte vigente (si es nuevo o actualizado mejor. Si ya contabas con uno, fíjate que tenga unos 12 meses de vigencia, un poco más de lo que durará tu contrato.)
  • Carta de empleo (LOE) en la que la compañía indica la fecha de tu embarque y la extensión aproximada de tu contrato.
  • Fotos pasaporte. (Si aplicas a la visa americana, necesitarás una foto con las dimensiones requeridas por la embajada. Si  precisas de algún otro visado, revisa las medidas en las web gubernamentales).
  • Dinero. En el caso de algunas compañías el ticket aéreo corre por cuenta de ellos, así como la tasa del visado. Normalmente, te devuelven el dinero con la primera paga, pero hasta que ese momento llegue, tendrás que poner de tu bolsillo. Digamos que invertirás unos 160 dólares en la visa americana, 150 en los exámenes médicos y otros 50 en algunos otros documentos. Como fotógrafa, la empresa me pidió ropa y calzado complementaria al uniforme que ellos me iban a dar. En aquello gasté unos 100 dólares. Haciendo cuentas, sería ideal que cada iniciante cuente con al menos 600 dólares para alistar su viaje.

Teniendo en cuenta los pasos previos, antes de ir al barco asegúrense de contar con:

  1. Documentación. Dependiendo del itinerario del barco y de tu país de origen, necesitarás con los permisos de ingreso a los países parte de la ruta. La mayoría de los tripulantes cuenta con la visa americana C1-D. Esta visa es especial para quienes transitan por Estados Unidos durante un período menor a 30 días. El costo de la visa varía en cada país. En Perú cuesta 160 dólares americanos y de ser aprobada también debes pagar el envío de tu pasaporte a la agencia más cercana de Western Union.Recuerda siempre verificar si el país en el que embarcas solicita la visa, no confíes al 100% en la empresa que te emplea, pues se han presentado situaciones en las que el contratado viaja y se queda a mitad de camino.
  2. Exámenes médicos. La compañía que te contrata es normalmente la que te indica dónde realizar tu chequeo médico. Estos análisis incluyen exámenes de orina, sangre y hasta rayos X. El precio aproximado de estos documentos es de 150 dólares (en Lima). Recuerdo que algunos barcos te piden vacunas contra el sarampión, fiebre amarilla y TBC.
  3. Equipos (atención fotógrafos): Si te unes por primera vez al barco, deberás saber que la cámara que necesitas a bordo tiene que ser compatible con el sistema de  reconocimiento facial, es decir necesitas una Nikon D90 o una D300.
    0982500_Nikon-D90-18-55-VR
    Nikon D90.

    Así de simple, no te rajes consiguiéndote la mejor, ni la más moderna, si ya tienes una contigo y no es Nikon, pues, vas a  tener que conseguirla ya sea por tu cuenta o por medio de la compañía. Eso queda a tu conveniencia. Una nikon D90 a través de la compañía te costará unos 700 dólares (descontados de tus primeros sueldos como fotógrafo junior. Eso duele).

    Si logras una por tu cuenta, probablemente  te saldrá más barato. No necesitas una nueva, puedes conseguir una de segunda, recuerda que trabajarás con esta cámara a bordo y la usarás a diario, hasta el cansancio. También puedes hacerte de una lente zoom, 18-55, algo versátil para comenzar y un flash externo es muy buena opción.

  4. Uniformes. Este paso depende de tu puesto en el barco y de lo que la compañía te ha solicitado. Algunos reciben  los uniformes en el barco, a otros, como a los fotógrafos nos piden: pantalones de vestir negro, blusas blancas de mangas largas, medias negras, zapatos sin taco negros, zapatillas blancas y medias blancas.
  5. packPersonalmente les digo que necesitarán más de un buen par de zapatos negros. Al menos dos pares, uno para los días más casuales y otros para las noches formales. Inviertan en zapatos cómodos de cuero, eviten los sintéticos porque les costará adaptarse a la cantidad de horas que hay que estar de pie.

    Sobre los pantalones negros, compren más de 2. El uso a diario los maltrata bastante. La lavandería del barco no es como el lavado en casa. De igual forma con las blusas o camisas blancas, consigan unas 4 para iniciar el contrato.

    No se compliquen al empacar. Lo más importante es las prendas para el trabajo y alguna tenida casual. Desde mi experiencia les sugiero no empacar shampoo, jabones y cremas. Lo que pueden tener en el equipaje de mano es un pequeño estuche con pasta dental, desodorante y un mini shampoo.

Les recomiendo empacar lo siguiente:

packin

1. Documentos. (Pasaporte, visas, LOE y exámenes médicos. Esto siempre en algún bolso de mano o en la mochila.)
2. Uniformes.
3. Equipos. (Cámaras y/o computadora)
4. Un abrigo o una casaca con capucha. (Algo para la lluvia).
5. Camisetas de algodón. (Casuales para salir a pasear o andar en tu tiempo libre).
6. Un pantalón jean y un pantalón corto (shorts).
7. Un vestido o traje. (En el barco suelen haber cenas o fiestas para tripulantes. Una tenida elegante siempre va bien.)
8. Un par de zapatos de vestir y un par de zapatillas (extra no para trabajar).
10. Un saco negro.
11. Un set básico de maquillaje y accesorios para el cabello.
12. Libros.

A los tripulantes deportistas les recomiendo llevar un buzo y un par de camisetas extra. Todo lo demás que les haga falta pueden conseguirlo en el barco o durante sus visitas a los puertos de destino.

El dinero que les quede restante después de preparar todo, guárdenlo por si tienen alguna emergencia en el aeropuerto o por si simplemente se les antoja comer algo. También necesitarán efectivo en el barco para poder usar la conexión a internet o comprar tickets para llamar a casa.

Si te unes por primera vez al barco como fotógrafo, recuerda que tu primer salario será depositado a tu cuenta después de tu primer mes. Esto quiere decir que tus ahorros deberán sostenerte 30 días a bordo. Como ya saben, en el navío los tripulantes no pagan por la comida, sin embargo, puede que en una noche de fiesta se te antoje alguna copa o algún bocadillo. Esas cosas extras saldrán de tu cuenta.

Escribí este  post lo más detallado que pude para que puedan tener una idea más clara antes de viajar. Disfruten de su experiencia y, ¡a volar!