Viviendo en Serbia

Reaparezco por aquí luego de tres meses, soy una mala blogger, pero es que debo confesar que escribir este post me ha costado.

Diciembre pasó muy rápido para mí. Entre los preparativos para la boda, la Navidad, el Año Nuevo el tiempo voló y no conseguí  sentarme y escribir.

Mi esposo y yo tuvimos que dejar en pausa nuestro trabajo como fotógrafos a bordo para conseguir los visados de nuestro siguiente destino.

Temporalmente vivimos en casa de la abuela en Pozarevac, una ciudad de unos 80 mil habitantes a una hora de Belgrado.

12376455_10153841907079883_5259966144565304047_n
Abuelas haciendo compras en el mercado local de Pozarevac. Foto: Sara Apaza.

Cuando vine la primera vez, de vacaciones, no me percaté de la escasa vida socio-cultural que se desarrolla aquí. El corazón de Pozarevac es un conjunto de tiendas, mercados, cafetines y bares pequeños.

Ahí también se ubica el centro cultural que cuenta con una librería y una cineteca que solo abre en ciertas fechas con algunas películas comerciales.

centrocultural
Centro cultural de Pozarevac. Foto del Municipio de Pozarevac.

La danza, el teatro, la pintura y el arte en general, se desarrollan solo como parte de la currícula escolar, fuera de ello, la comunidad tienen pocas opciones de ocio.

Esa es una de las razones por las que la mayoría de estudiantes que finaliza la secundaria, parte a Belgrado. Los jóvenes  se marchan de aquí con miras a una vida distinta. Los que se quedan lo hacen resignados a encontrar un trabajo con salario mínimo y sobrevivir.

Pese a que las condiciones no son para nada ventajosas, la gente es generosa y alegre. Los fines de semana las familias se reúnen en las casas para preparar el almuerzo o celebrar alguna fiesta.

12744506_10154001174919883_837467623033569004_n
Aquí una instantánea mientras preparábamos el almuerzo un domingo.

 

Vida nocturna

Por estos lares, la mayoría suele ir al centro en busca de música en vivo. Casi todos los bares tienen bandas interpretando música serbia contemporánea. La mayoría se junta en lo que llaman kafana (café-bar) y luego parten pasada la medianoche a alguna discoteca, pero no para bailar, sino para seguir bebiendo. Es algo que me llama la atención, los chicos no suelen bailar. Los pocos que se animan lo hacen con  varias copas encima porque son muy vergonzosos.

20150224-IMG_8875
Kafana de Pozarevac. Foto: Sara Apaza.

Viviendo en la más gitana de las Europas, en la del este, yo me esperaba encontrarme con mucha música como la de Goran Bregovic, pero la mayoría escucha a los cantantes de moda que salen en la TV o en la radio que no son muy gitanos que digamos. Antes de darles info sobre los bares les dejo una muestra de lo que suena aquí en una disco (irónicamente la canción se llama “Bela ciganka”, que en español significa “Bella gitana”).

El precio de los tragos en comparación con Lima es más barato. Un cocktail de calidad suele costarte unos dos a tres  dólares y una cerveza chop solo un dólar.

Las chicas y los chicos suelen formar grupos, separándose un poco entre sí. Esto lo he visto incluso en los recreos de las facultades universitarias. Los veo conversando apartados hombres de mujeres, mientras almuerzan o comen el bocadillo durante los descansos.

Volviendo a las  noches. Después de la fiesta, si vas en taxi, no debes preocuparte el transporte es muy seguro. Nunca hemos tenido mala experiencia. Por lo general, los taxistas son muy respetuosos y reservados. Todo es tan cerca que a lo mucho saldrás pagando 3 dólares por la carrera.

Vida cotidiana

Nuestros días transcurren en la incertidumbre.  Hay días en los que la ansiedad se siente y para curarla salimos a caminar. Cargamos las cámaras y nos vamos cuesta arriba para  captar el aterdecer.

12674922_10208529355768756_132067732_o
Atardecer en Pozarevac. Foto de Marko Stojkovic.

Si hay algo que me gusta de vivir en el pueblo es ese aire de vida retirada, como aquel poema de Fray Luis de León que recuerdo haber leído en la escuela…

“Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero;
no quiero ver el ceño
vanamente severo
de a quien la sangre ensalza o el dinero.”
(Fragmento de “Oda a una vida retirada”, Fray Luis de León. )

Convivir con la abuela también es parte de ese poema. Su vida transcurre en medio de un sosiego admirable. Desde hacer el pan, hasta enseñarme a tejer, en todo momento lleva paz consigo.

Sin embargo, debo admitir que hay días en los que he sentido hastío. Soy una mujer de ciudad, de bus, de calles, de vida mundana. Aunque muchas veces haya soñado con estar desconectada de todo y de todos, extraño aquella adrenalina diaria. Frente a estos sentimientos hay un quiebre, una sensación de saber que pasará, ¿a dónde iremos a parar ?

Bonus cumpleañero

Hace unos días fue mi cumpleaños número 30. Aunque nunca haga nada extraordinario para esta fecha siempre me llena de emoción envejecer.

En medio de todos los saludos y los buenos deseos me quedé pensando  sobre uno de los deseos más fuertes que he tenido desde pequeña. Siempre quise volver a tener una abuela.

Mi abuela materna siempre fue como una madre y amiga para mí. La perdí cuando tenia 8 años y desde entonces quise volver a tener una.

De alguna forma ese deseo tan viejo y profundo se ha cumplido desde que vivimos con la abuela de mi esposo. Yo siempre la llamo “Bako”, que es como aquí se dice abuela, aunque se me escapa el diminutivo y me sale algo tan criollo como “Bakito”, con cariño, (aunque claro aquí esa palabra no existe), pero ella me entiende y ríe. No se imagina que es mi regalo.

 

Datos de viaje
Ticket Lima- Belgrado -Lima:
Precio aproximado: US$ 1500. Tiempo de viaje: 22h.
Ticket Belgrado-Pozarevac (Bus):  US$15.00 Tiempo de viaje: 60 minutos.
Hoteles: Un solo hotel local. Lo ideal es hospedarse en casa de un amigo o familiar.
Gastronomía: La cocina balcánica tiene influencia de la gastronomía eslava, turca y mediterránea. Son comensales con preferencia por la carne de res y de cerdo. Casi nunca se come pescado, a excepción de la Pascua o las fechas como San Nicolás. No es el mejor destino para los veganos.
Religión: Ortodoxa.
Moneda: Dinara. Cien dinaras son equivalentes a un dólar.
Idioma:  Serbio. Alfabeto: Cirilico.

Tips para antes de embarcar (Solo para tripulantes)

Antes de iniciar tu aventura a bordo, debes asegurarte de que cuentas con lo necesario para iniciar tu contrato. Visas, carta de empleo, uniformes, equipos y algo de dinero para las primeras semanas será de gran ayuda para un buen comienzo en altamar.

Una vez aceptado para trabajar en un crucero, la etapa más densa es la de los trámites. Antes de solicitar cualquier visado, necesitarás:

passport
Pasaporte peruano. (Foto: Sara Apaza)
  • Pasaporte vigente (si es nuevo o actualizado mejor. Si ya contabas con uno, fíjate que tenga unos 12 meses de vigencia, un poco más de lo que durará tu contrato.)
  • Carta de empleo (LOE) en la que la compañía indica la fecha de tu embarque y la extensión aproximada de tu contrato.
  • Fotos pasaporte. (Si aplicas a la visa americana, necesitarás una foto con las dimensiones requeridas por la embajada. Si  precisas de algún otro visado, revisa las medidas en las web gubernamentales).
  • Dinero. En el caso de algunas compañías el ticket aéreo corre por cuenta de ellos, así como la tasa del visado. Normalmente, te devuelven el dinero con la primera paga, pero hasta que ese momento llegue, tendrás que poner de tu bolsillo. Digamos que invertirás unos 160 dólares en la visa americana, 150 en los exámenes médicos y otros 50 en algunos otros documentos. Como fotógrafa, la empresa me pidió ropa y calzado complementaria al uniforme que ellos me iban a dar. En aquello gasté unos 100 dólares. Haciendo cuentas, sería ideal que cada iniciante cuente con al menos 600 dólares para alistar su viaje.

Teniendo en cuenta los pasos previos, antes de ir al barco asegúrense de contar con:

  1. Documentación. Dependiendo del itinerario del barco y de tu país de origen, necesitarás con los permisos de ingreso a los países parte de la ruta. La mayoría de los tripulantes cuenta con la visa americana C1-D. Esta visa es especial para quienes transitan por Estados Unidos durante un período menor a 30 días. El costo de la visa varía en cada país. En Perú cuesta 160 dólares americanos y de ser aprobada también debes pagar el envío de tu pasaporte a la agencia más cercana de Western Union.Recuerda siempre verificar si el país en el que embarcas solicita la visa, no confíes al 100% en la empresa que te emplea, pues se han presentado situaciones en las que el contratado viaja y se queda a mitad de camino.
  2. Exámenes médicos. La compañía que te contrata es normalmente la que te indica dónde realizar tu chequeo médico. Estos análisis incluyen exámenes de orina, sangre y hasta rayos X. El precio aproximado de estos documentos es de 150 dólares (en Lima). Recuerdo que algunos barcos te piden vacunas contra el sarampión, fiebre amarilla y TBC.
  3. Equipos (atención fotógrafos): Si te unes por primera vez al barco, deberás saber que la cámara que necesitas a bordo tiene que ser compatible con el sistema de  reconocimiento facial, es decir necesitas una Nikon D90 o una D300.
    0982500_Nikon-D90-18-55-VR
    Nikon D90.

    Así de simple, no te rajes consiguiéndote la mejor, ni la más moderna, si ya tienes una contigo y no es Nikon, pues, vas a  tener que conseguirla ya sea por tu cuenta o por medio de la compañía. Eso queda a tu conveniencia. Una nikon D90 a través de la compañía te costará unos 700 dólares (descontados de tus primeros sueldos como fotógrafo junior. Eso duele).

    Si logras una por tu cuenta, probablemente  te saldrá más barato. No necesitas una nueva, puedes conseguir una de segunda, recuerda que trabajarás con esta cámara a bordo y la usarás a diario, hasta el cansancio. También puedes hacerte de una lente zoom, 18-55, algo versátil para comenzar y un flash externo es muy buena opción.

  4. Uniformes. Este paso depende de tu puesto en el barco y de lo que la compañía te ha solicitado. Algunos reciben  los uniformes en el barco, a otros, como a los fotógrafos nos piden: pantalones de vestir negro, blusas blancas de mangas largas, medias negras, zapatos sin taco negros, zapatillas blancas y medias blancas.
  5. packPersonalmente les digo que necesitarán más de un buen par de zapatos negros. Al menos dos pares, uno para los días más casuales y otros para las noches formales. Inviertan en zapatos cómodos de cuero, eviten los sintéticos porque les costará adaptarse a la cantidad de horas que hay que estar de pie.

    Sobre los pantalones negros, compren más de 2. El uso a diario los maltrata bastante. La lavandería del barco no es como el lavado en casa. De igual forma con las blusas o camisas blancas, consigan unas 4 para iniciar el contrato.

    No se compliquen al empacar. Lo más importante es las prendas para el trabajo y alguna tenida casual. Desde mi experiencia les sugiero no empacar shampoo, jabones y cremas. Lo que pueden tener en el equipaje de mano es un pequeño estuche con pasta dental, desodorante y un mini shampoo.

Les recomiendo empacar lo siguiente:

packin

1. Documentos. (Pasaporte, visas, LOE y exámenes médicos. Esto siempre en algún bolso de mano o en la mochila.)
2. Uniformes.
3. Equipos. (Cámaras y/o computadora)
4. Un abrigo o una casaca con capucha. (Algo para la lluvia).
5. Camisetas de algodón. (Casuales para salir a pasear o andar en tu tiempo libre).
6. Un pantalón jean y un pantalón corto (shorts).
7. Un vestido o traje. (En el barco suelen haber cenas o fiestas para tripulantes. Una tenida elegante siempre va bien.)
8. Un par de zapatos de vestir y un par de zapatillas (extra no para trabajar).
10. Un saco negro.
11. Un set básico de maquillaje y accesorios para el cabello.
12. Libros.

A los tripulantes deportistas les recomiendo llevar un buzo y un par de camisetas extra. Todo lo demás que les haga falta pueden conseguirlo en el barco o durante sus visitas a los puertos de destino.

El dinero que les quede restante después de preparar todo, guárdenlo por si tienen alguna emergencia en el aeropuerto o por si simplemente se les antoja comer algo. También necesitarán efectivo en el barco para poder usar la conexión a internet o comprar tickets para llamar a casa.

Si te unes por primera vez al barco como fotógrafo, recuerda que tu primer salario será depositado a tu cuenta después de tu primer mes. Esto quiere decir que tus ahorros deberán sostenerte 30 días a bordo. Como ya saben, en el navío los tripulantes no pagan por la comida, sin embargo, puede que en una noche de fiesta se te antoje alguna copa o algún bocadillo. Esas cosas extras saldrán de tu cuenta.

Escribí este  post lo más detallado que pude para que puedan tener una idea más clara antes de viajar. Disfruten de su experiencia y, ¡a volar!

 

 

 

El viaje 280

 

hawaii
Foto: Marko Stojkovic. (Lahaina, Maui – Hawaii)

Después de una larga temporada en Alaska, las nubes abrieron paso al sol radiante de Hawaii. Nuevamente estábamos envueltos por el clima cálido y un olor salino, diferente al olor del mar de los glaciares.

En este itinerario el barco se reubica, la meta es dejar la costa norte del Pacífico por las inexploradas islas de la Polinesia Francesa. El viaje 280 comenzó en Honolulu.

Es el viaje en el que conocimos a los papás de Diego que vinieron desde Rosario, el viaje del Jack y del Fernet, era verano otra vez, hasta para los novios de una noche…

Familia rosarina

16102015-010-KF101720332466
Junto a Gra y Ricardo. Foto: Rajiv Ramputty.

Hay muchas razones por las que recuerdo este crucero con mucho afecto. Uno de esos motivos son Ricardo y Graciela, los papás de Diego.

Desde el primer día los sentimos como parte del phototeam, nos visitaban casi a diario en la galería y caminaban entre los estudios para saludar a los muchachos.

Al inicio, nos los encontrábamos en los puertos de casualidad, caminando entre las tiendas, pero luego resolvimos salir juntos, almorzar, disfrutar de la playa, nadar, tomar sol… y era como estar en familia, de vacaciones, conversar con tus viejos y que te cuenten algo, lo que sea. Después de tantos meses rodeados de caras y lenguas extrañas, Marko y yo nos sentíamos como en casa.

Nuestro verano de 18 días

Digamos, que después de las ajetreadas jornadas en Alaska este era un break… Un descanso que nos daba tiempo de conocer nuevos amigos y descubrir nuevos lugares.

12088426_10153695698564883_7642557700167828938_n
Foto: Marko Stojkovic. (Lahaina, Maui – Hawaii)

Hicimos tres paradas en Hawaii: Hilo, Honolulu y Lahaina. De estos 3 puertos, el que más disfruté fue Honolulu.

Honolulu es una ciudad cosmopolita. A 15 minutos de la terminal está Waikiki Beach, una playa ideal para caminar y disfrutar del clima y de una cena al atardecer. Este es el corazón comercial de Honolulu, la playa está rodeada de pubs y restaurantes cinco estrellas y la avenida principal llena de tiendas de diseñadores famosos.

Luego vinieron los días de mar y llegaron algunas noticias. Dos miembros del equipo abandonaban el barco por diferentes motivos. Uno de ellos volvía a casa a cuidar de su padre y el otro sería transferido a un nuevo barco.

Noticias que te toman por sorpresa, pero que finalmente, te hacen celebrar sobre la oportunidad de conocer gente.

Tuvimos fiestas, banquetes, cenas románticas y hasta enamoramientos fugaces…

El crucero del amor

Un día D y J decidieron escaparse de nosotros. En realidad, los ayudamos a huir del murmullo y de los rumores del grupo.
Sin embargo y como algunos esperábamos´, todo fue estrella de una noche. J era demasiado tímida y D muy despistado (desastrosamente despistado), aunque a veces es mejor hacerse el perdido para evitarse novelas.

En medio de nuestra rutina como equipo percibimos que en una realidad paralela J había desarrollado un drama alrededor de su noche con D y andaba esparciendo rumores ante sus amigos diciendo que D era su “crush” (choque y fuga en castellano peruano).

Les cuento esto porque pese a que somos adultos, a veces el ambiente en el barco es como el de un colegio. Ya saben, algo así como un pueblo chico…

Normalmente el fin de las novelas es la separación. Las relaciones fracasan a los días o meses, continuar una vida en común a bordo es 10 000 veces más jodido que en tierra firme. Hay que ajustar vacaciones, destinos, presupuesto y no todos estamos dispuestos a hacerlo.

Isla de ensueño

Ya casi al final del viaje, llegamos a la Isla Bora Bora. Uno de los destinos más bellos que hemos visitado. El clima es cálido, las aguas transparentes, peces, erizos y pulpos nadan junto a los bañistas. No hay olas, el mar es una pecera encantada.

Tanto paraíso nos ayudó a olvidar las restricciones y los días de trabajo. Creo que hasta olvidábamos que nuestros amigos Ricardo y Graciela nos dejarían en Sydney. Los últimos días pasaron tan rápido que, de pronto, los estábamos despidiendo. Una sensación de tristeza y alegría, esa sensación que ya conoces muy bien alma viajera.

 

 

 

 

Tu familia en altamar

Una vez dentro del barco, la vida te cambia por muchos motivos. Uno de ellos es vivir aparte de tu familia y de tus amigos. Dejar la comodidad de lo conocido y enfrentar una temporada dedicada solo al trabajo y a las metas personales que te hayas trazado.

La mayoría de tripulantes viene a trabajar al crucero en busca de una recompensa salarial que les es imposible alcanzar en tierra firme.

Al llegar por primera vez, estás perdido. No sabes quién es quién, intentas ser amigable, pero con el tiempo aprendes que no pues confiar en todos los que te sonríen. El barco es un pueblo chico.

Como fotógrafo compartes tiempo y espacio con un equipo y, dependiendo de tu suerte, puedes construir amistades valiosas y sinceras.

Este año tuve la fortuna de encontrar amigos del contrato anterior. Gente que no pensé volver a ver, pero que al encontrarlos me llené de emoción.

Considerando que todos venimos de diferentes países, todos hablamos inglés para entendernos. Cada cual con sus miles de defectos y virtudes llega a ser un personaje en la vida del phototeam.

wordpress

Mi familia en altamar son ellos. Doce personas de nacionalidades y personalidades diferentes.

Está Rich (Sudáfrica. Vestido de gris en la esquina izquierda), nuestro manager principal, muy divertido y al mismo tiempo profesional. Es de los pocos BM que genera confianza.

Majo (India. Esquina izquierda de la tercera fila), nuestro supervisor de ventas. Personaje total, bromista, pero siempre enfocado en los negocios.

Brian (India. Boquiabierto en el centro de la foto), nuestro actual manager de producción. Divertido y relajado.

Dan (Filipinas. Esquina izquierda), fotógrafo de producción, asistente de Brian. En su primer contrato consiguió ser promovido dos veces gracias a su trabajo constante.

Eric (Filipinas. Lado derecho, detrás de mi), foto 2, muy loco y bromista. Nos pasabamos el tiempo haciendo chistes de doble sentido.

Janelyn (Filipinas. Primera fila, al lado de Rich), foto 3, la más pequeña del grupo y una de las más empeñosas.

Hans (Islas Mauricio. Junto a Brian en medio de la foto), foto 2, muy tranquilo y muy trabajador. Su primera experiencia al llegar a bordo fue permanecer en cuarentena por 10 días debido a una tardía varicela.

Rajiv (Islas Mauricio. Lado derecho, segunda fila), foto 2, personaje, casi siempre en problemas. Dueño de su propia empresa decidió dejar todo en casa para viajar y trabajar en un crucero.

Diego (Argentina. Detrás de Eric, en la última fila), foto 2, el distraído del grupo, aún no sabemos cómo es que llegó al barco.

Juliana (Argentina. A mi lado), foto 2, graciosa y temperamental, es una de las amigas más cercanas que tengo. Ama los animales, sobre todo los gatos.

Marko (Serbia. Junto a Diego, en la esquina derecha), videasta. Mi mejor compañero desde hace más de un año. Ama la fotografía de naturaleza y de bodas.

Para la mayor parte de los fotógrafos este es su primer contrato, por lo que volverán a casa a fines del 2015 o inicios del 2016.

Hogar dulce hogar

No todo es color de rosa para los fotógrafos. La vida en el barco es rutinaria y además muy competitiva.

Meses atrás, cada fotógrafo recibía una comisión personal por sus ventas, y esto ocasionaba algunos malentendidos en el equipo.

La barrera de lo personal y lo laboral es tan delgada que muchas veces se confunde. Muchos de nosotros compartimos la cabina o los baños y es muy incómodo lidiar con un compañero con el que has tenido incidentes en el trabajo.

Hay de los roomates tranquilos que solo buscan llegar a la cabina para descansar, hay de los que nunca están y de los que hacen fiesta en la cabina después del trabajo.

En el barco tienes el privilego de poder convivir. Si llevas una relación estable puedes hacer los trámites necesarios y compartir la cabina con tu pareja.

Marko y yo vivimos en un cuarto muy pequeño con una cama de media plaza que va pegada a la pared y un minibaño en el que el inodoro está junto a la ducha.

Aunque la vida en el barco no es perfecta, tener una familia a bordo hace la vida más llevadera. Me gusta pensar que por alguna razón, llegamos a un espacio en un tiempo determinado para conocer a otros, para conocernos a nosotros mismos, a través del otro.

El contrato de los objetivos

Comencé mi segundo contrato el 21 de abril de este año. A diferencia de la primera, en esta segunda etapa me siento más comprometida, todo es más concreto. Será que ya tocaba aterrizar…

Estoy en Celebrity Solstice, un barco gigante que cada semana transporta unas 3000 personas desde Seatle hasta Alaska.

Mi novio y yo nos reecontramos en Hawaii y tuvimos la suerte de conseguir nuestras cabinas una al lado de la otra. En este barco las cabinas son súper pequeñas y personales. En cada cuarto solo cabe una persona. La cama es plegable y está unida a la pared. No hay espacio para mucho, la verdad, pero igual hemos tratado de hacerla lo más acogedora posible.

20140816-DSC_6249
Mi cabina ❤


20140816-DSC_6254

Tengo que contarles que los primeros meses aquí me resultaron difíciles porque continuaba en la posición de “Photo 2”, además llevaba un entrenamiento para poder ser promovida. Me costaba mucho enfocarme en mis metas, sentía que quería volver a casa, pero cada vez que me daba el “bajón”, Marko estaba apoyándome. De aquellos días algo tristes, he guardado este corazón que Marko hizo con todos los motivos que nos hacen feliz.

Motivos.
Motivos.

La fotógrafa del blanco y negro

La posición de PSP, es la de manager de un estudio privado, encargado de hacer fotografía contemporánea en blanco y negro. El estilo de “the Studio” es fine art.

Izq.Esta foto es de abril cuando apenas había llegado al barco. Der. Actual foto de perfil como PSP.
Izq.Esta foto es de abril cuando apenas había llegado al barco. Der. Actual foto de perfil como PSP.

Como manager de este espacio privado, eres tú el único responsable de las ventas, asimismo de conseguir la cifra estimada para cada semana (alrededor de unos 6000 dólares). Por supuesto, que los miles que haces no son tuyos, son de la empresa y la comisión que percibes es una mínima parte de lo que logras vender cada crucero. Pero para ser sincera, ser dueña de tu propio estudio te da mucha experiencia sobre el negocio, desde la pre- producción hasta la entrega de los revelados.

Mi ascenso fue más rápido de lo que esperaba. Fui promovida como PSP a fines de junio y luego de semanas de arduo trabajo, era una recompensa saber que ahora tendría más tiempo libre y un ligero incremento en mi salario.

20140816-DSC_6259
Mi pequeño escritorio.

Creo que la razón por la que todo es más tangible en este contrato, es la necesidad de hacer el dinero necesario para empezar nuestra vida juntos. Marko y yo soñamos con tener un hogar, un pequeño espacio sin nada de lujos que nos permita crear y seguir fotografiando.

Hay de por medio muchos trámites, visas, tickets aéreos e incluso nuestra boda a fines de año. Pensar en todo ello me llena de ilusión, pero al mismo tiempo me estresa.

Quiero finalizar el post agradeciendo a los foto-lectores del blog que me han escrito para preguntarme más sobre el trabajo con Image o sobre la vida en el crucero. Es una buena señal saber que el blog les es útil y que algunos de ustedes ya emprendieron nuevos rumbos, caminando por el mundo ligeros de equipaje. ❤

Trabajar y vivir en altamar

El tigre y su amigo oso  en altamar.
El tigre y su amigo oso en altamar.

Han transcurrido dos años desde que empecé a “gitanear”.  Aún me parece increíble haber dejado mi trabajo como social media y periodista en Lima para literalmente coger mi maleta y emprender un largo e imprevisible viaje.

Ahora, en medio de una breve parada en Lima, puedo leer con admiración que hay muchos otros jóvenes como yo navegando o viajando ligeros de equipaje. Caminantes que egresaron, pero optaron por recorrer el mundo.

Tres mosqueteras

Algún viernes a fines del 2010 me reuní con dos grandes amigas: Rebeca y Mili. ­Como muchas otras noches no sabíamos exactamente qué festejábamos, pero ahí estábamos. Alzando los vasos de chilcano  en el Queirolo de Quilca mientras conversábamos sobre nuestros planes.

Mili, en realidad ya se despedía de nosotras. Ella partía a República Dominicana para trabajar como fotógrafa en una agencia.

Entre copas, confesábamos sueños… Rebeca pronto viajaría a México y yo había aprobado el examen para unirme a un crucero en el Caribe.

Aunque yo no viajé en aquella época, mis amigas sí. Ambas residen fuera y han formado hogares felices. Las admiro mucho porque no es fácil migrar y construir una vida personal y una carrera desde cero. Hay que tener huevos y ser perseverantes.

Algunos amigos y contactos me han preguntado sobre las agencias o compañías que contratan personal para trabajar a bordo. Hice un breve listado para quienes se sientan con esa necesidad de viajar y explorar el mundo viviendo en un barco puedan postular vía online o mediante una entrevista presencial.

Sepan que para cualquier tipo de postulación es indispensable que tengan un nivel  de inglés intermedio o avanzado, ya que las entrevistas con los empleadores suelen ser vía skype en este idioma.

Si deseas postular a través de una agencia (ellos te guían durante todo el proceso de admisión, además de ayudarte con los exámenes y brindarte la información necesaria  para realizar los exámenes médicos) puedes contactar:

Bonavista Cruceros: (http://www.crucerosbonavista.com/)

CRC Perú: (http://www.crc-peru.com/)

He tenido buenas experiencias con ambas agencias y hasta donde sé también ofrecen capacitaciones para aquellos que no tengan una preparación profesional (como bartenders o cocineros).
De antemano deben tener en cuenta que postular a través de ellas puede involucrar un gasto como pagar alguna charla o algún servicio extra como entrenamientos o capacitaciones adicionales.

En el caso de los exámenes médicos, estos se realizan normalmente con un laboratorio especializado, autorizado por las compañías de cruceros en el extranjero. Estos exámenes suelen costar un aproximado de 150 US$ dólares y su vigencia es de dos años.

Si desean postular por su cuenta, sin ningún intermediario (esto es aconejable para quienes tienen un nivel de inglés avanzad y pueden presentar su currículum y pasar la entrevista en inglés sin ningún problema y sin necesidad de orientación previa) pueden revisar los puestos vacantes en las siguientes compañías de cruceros:

Si estás interesado en ser bartender, cocinero, personal de mantenimiento, profesor(a) o dealer de casino:

Royal Caribbean: http://www.royalcaribbean-espanol.com/ourCompany/career.do
Celebrity Cruises: http://celebritycareersatsea.com/
Pincess Cruises: http://www.princess.com/employment/index.jsp
Costa Cruises: http://www.career.costacrociere.it/en/

En el caso de Disney Cruises, el representante en Perú es CRC Cruceros.

Si eres fotógrafo o videógrafo puedes hacerlo a través del Grupo Image: http://www.image.com/

Si eres profesor de educación física y tu interés es ser fitness, masajista, pedicurista, manicurista o estilista puedes hacerlo a través de Canyon Ranch: http://www.canyonranch.com/employment/spa-staff-positions/

La vida en altamar no es de lujo para un tripulante, pero la experiencia de conocer lugares y gente de todo el mundo vale mucho. Lo importante es el momento decisivo para decir sí quiero hacer esto y hacerlo.

Espero este post les sea de ayuda. Ya decía Machado Caminante no hay camino, se hace camino al andar .