Cómo debo prepararme para una entrevista de trabajo (a bordo)

Pues aquí vamos con un nuevo post. Estoy muy contenta porque he recibido algunos mensajitos vía Instagram y Facebook de lector@s que están alistando maletas para emprender nuevos retos. Algunos están ansiosos por su llegada al barco, otros están pensando en optar por un trabajo como fotógraf@ en el Caribe… El punto común en todos los casos son los nervios que sienten al momento de la entrevista.

jobinterview

Desde ya les digo que es muy normal sentirse así. Uno se pregunta muchas cosas. ¿Será una entrevista técnica o enfocada en mis habilidades? ¿Cuánto dura? ¿Cómo debo presentarme a mí mism@?

Lo que puedo compartir con ustedes es que una vez confirmado el encuentro, intenten leer un poco sobre la empresa y la completa descripción del puesto al que aplican.

Usualmente cuando postulas al trabajo en un crucero, los reclutadores realizan las entrevistas vía Skype, en otros casos los agentes de recursos humanos viajan para hacerlas personalmente.

De cualquier forma, la idea es que mediante la entrevista pueda darse un contacto honesto entre la empresa y el postulante. Cuando digo honesto, me refiero a que intentes ser tú mismo en todo momento, no adoptes posturas o actitudes que puedan hacerte sentir fuera de lugar o incómodo, porque todos nuestros gestos -aún mediante una pantalla- pueden ser percibidos con facilidad por la otra persona.

jobinterview
Antes de la entrevista

1. Como mencioné en líneas anteriores, siempre es bueno tener claro el puesto al que aplicas y las tareas que cumplirás si eres aceptado tras la entrevista.

2. Practica el idioma. Normalmente las entrevistas son en inglés. Si hablas más de dos idiomas, genial.

3. Prepara tu ropa. Aún si la cita es por Skype, lleva una tenida sobría y cómoda. En el caso de las mujeres, puede ser una blusa y un saco a medida. En el caso de los varones, camisa y saco también. Intenten un look “smartchic”, fresco y moderno. No se queden pegados al saco negro. Los colores pastel o los tonos azules también son buena opción.

Aquí algunos ejemplos “smart casual”.

 

4. Coloca despertador, marca tu agenda, revisa que la cuenta de internet esté al día. Esto último, se los digo porque el día de una de mis entrevistas cortaron el servicio de Internet en casa y tuve ir hasta la casa de una amiga y ella, que andaba muy perdida, no se sabía la contraseña WiFi de su casa porque uno de sus hermanos la había cambiado (sí, así. ¡Fue un desmadre!!!). Como último recurso tuvimos que tocar la puerta de un vecino para que nos prestara su clave durante una hora y poder pasar mi entrevista. No me imagino la cara del vecino. En fin, para cosas de trabajo, lo último que uno tiene que tener es vergüenza.

5. ¿Tienes preguntas sobre el salario, la duración del contrato o las comisiones? Escríbelas en un bloc y el día de la entrevista, cuando el reclutador te dé unos minutos, intenta resolver tus dudas.

6. Calma, sé positivo. No te estreses con términos técnicos. Velocidad, apertura, composición, profundidad de campo… la mayoría nos presionamos mucho por aprender los conceptos de paporreta y no es lo ideal. A los reclutadores de las empresas a bordo les interesa más conocerte y saber cuáles son tus aspiraciones.

Durante la entrevista

La duración de las entrevistas suele ser poco menos de 30 minutos. Imagina que son cientos de aplicantes a la semana. Por día al menos calculo que haran unas 15 entrevistas o poco más.

1. Preséntate a ti mismo con una sonrisa. Una sonrisa fresca, no fingida. XD

2. Ellos saben que estás nervioso, así que relaja con el inglés. Habla despacio para que tu inglés sea más fluido. El problema, cuando no estamos acostumbrados a hablar inglés y queremos hablar rápido, es que perdemos un poco el hilo y nos enredamos.

3. Cuando no comprendas algo, pregunta nuevamente. No te hagas el “sabelotodo” que después te quedas confundido.

4. A ellos les importa tu actitud positiva y optimismo no tanto como que seas el “monstruo de la fotografía”.

5. La pregunta clave casi siempre viene: ¿Cómo te ves de aquí a 5 años? ¿Por qué quieres unirte a nuestro equipo? ¿Por qué deberíamos elegirte?

6. Al final de la entrevista, aprovecha y pregunta.
Después de la entrevista

1. No te estreses. Hay quienes no consiguen pegar un ojo cuando esperan una respuesta y esto lo entiendo perfectamente. Ni bien termina la entrevista te preguntas si lo hiciste bien, regular o mal… y quieres saber qué pasara. Pero aguarda que lo bueno siempre se hace esperar.

2. Por lo general, la respuesta positiva o negativa llega pasando unos 10 a 20 días. Todo dependede la temporada, de la rotación de los fotógrafos…

3. Si no te aceptan no te desmoralices, hay muchas empresas a las cuales puedes seguir postulando.

4. Si te invitan a formar parte del equipo, pues a alistar todos los requisitos para vivir a bordo.
Siempre escribo pensando en que lo que publico les sea de mucha utilidad. Me encanta leerlos y saber que tienen esas ganas de viajar con sus cámaras al cuello, listos para nuevas tierras y experiencias. Ya saben que pueden escribirme desde donde estén por aquí, por la página de Facebook o vía Instagram. También tengo Snapchat,(sara_apaza), pero no tengo muchos contactos por allí, jejeje. ¡Nos vemos! ¡Hasta el próximo post!

Trabajar y vivir en altamar

El tigre y su amigo oso  en altamar.
El tigre y su amigo oso en altamar.

Han transcurrido dos años desde que empecé a “gitanear”.  Aún me parece increíble haber dejado mi trabajo como social media y periodista en Lima para literalmente coger mi maleta y emprender un largo e imprevisible viaje.

Ahora, en medio de una breve parada en Lima, puedo leer con admiración que hay muchos otros jóvenes como yo navegando o viajando ligeros de equipaje. Caminantes que egresaron, pero optaron por recorrer el mundo.

Tres mosqueteras

Algún viernes a fines del 2010 me reuní con dos grandes amigas: Rebeca y Mili. ­Como muchas otras noches no sabíamos exactamente qué festejábamos, pero ahí estábamos. Alzando los vasos de chilcano  en el Queirolo de Quilca mientras conversábamos sobre nuestros planes.

Mili, en realidad ya se despedía de nosotras. Ella partía a República Dominicana para trabajar como fotógrafa en una agencia.

Entre copas, confesábamos sueños… Rebeca pronto viajaría a México y yo había aprobado el examen para unirme a un crucero en el Caribe.

Aunque yo no viajé en aquella época, mis amigas sí. Ambas residen fuera y han formado hogares felices. Las admiro mucho porque no es fácil migrar y construir una vida personal y una carrera desde cero. Hay que tener huevos y ser perseverantes.

Algunos amigos y contactos me han preguntado sobre las agencias o compañías que contratan personal para trabajar a bordo. Hice un breve listado para quienes se sientan con esa necesidad de viajar y explorar el mundo viviendo en un barco puedan postular vía online o mediante una entrevista presencial.

Sepan que para cualquier tipo de postulación es indispensable que tengan un nivel  de inglés intermedio o avanzado, ya que las entrevistas con los empleadores suelen ser vía skype en este idioma.

Si deseas postular a través de una agencia (ellos te guían durante todo el proceso de admisión, además de ayudarte con los exámenes y brindarte la información necesaria  para realizar los exámenes médicos) puedes contactar:

Bonavista Cruceros: (http://www.crucerosbonavista.com/)

CRC Perú: (http://www.crc-peru.com/)

He tenido buenas experiencias con ambas agencias y hasta donde sé también ofrecen capacitaciones para aquellos que no tengan una preparación profesional (como bartenders o cocineros).
De antemano deben tener en cuenta que postular a través de ellas puede involucrar un gasto como pagar alguna charla o algún servicio extra como entrenamientos o capacitaciones adicionales.

En el caso de los exámenes médicos, estos se realizan normalmente con un laboratorio especializado, autorizado por las compañías de cruceros en el extranjero. Estos exámenes suelen costar un aproximado de 150 US$ dólares y su vigencia es de dos años.

Si desean postular por su cuenta, sin ningún intermediario (esto es aconejable para quienes tienen un nivel de inglés avanzad y pueden presentar su currículum y pasar la entrevista en inglés sin ningún problema y sin necesidad de orientación previa) pueden revisar los puestos vacantes en las siguientes compañías de cruceros:

Si estás interesado en ser bartender, cocinero, personal de mantenimiento, profesor(a) o dealer de casino:

Royal Caribbean: http://www.royalcaribbean-espanol.com/ourCompany/career.do
Celebrity Cruises: http://celebritycareersatsea.com/
Pincess Cruises: http://www.princess.com/employment/index.jsp
Costa Cruises: http://www.career.costacrociere.it/en/

En el caso de Disney Cruises, el representante en Perú es CRC Cruceros.

Si eres fotógrafo o videógrafo puedes hacerlo a través del Grupo Image: http://www.image.com/

Si eres profesor de educación física y tu interés es ser fitness, masajista, pedicurista, manicurista o estilista puedes hacerlo a través de Canyon Ranch: http://www.canyonranch.com/employment/spa-staff-positions/

La vida en altamar no es de lujo para un tripulante, pero la experiencia de conocer lugares y gente de todo el mundo vale mucho. Lo importante es el momento decisivo para decir sí quiero hacer esto y hacerlo.

Espero este post les sea de ayuda. Ya decía Machado Caminante no hay camino, se hace camino al andar .

Vida de fotógrafo a bordo III (Despedida)

02072014-DSC_4893

En mi última semana en el barco realicé un balance de lo que significó para mí el primer contrato. Como soy nueva en la compañía mi estancia fue de 8 meses y tres semanas en total, incluyendo mi primera semana de entrenamiento.

Finalizar el contrato no fue fácil. Mucha gente desiste en los primeros meses. El ritmo intenso de trabajo y el cansancio físico se hacen sentir día a día.

No voy a decir que nunca me sentí tentada a tirar la toalla. La verdad que la perseverancia llegó con el tiempo y también gracias al apoyo de mi pareja, mi familia y los buenos amigos que de cerca y de lejos te alientan.

A continuación encontrarán algunos de los beneficios que me dejó esta primera etapa como fotógrafa a bordo:

Desarrollo profesional

Muchos de los fotógrafos que llegan al barco son aprendices. Gente con poca experiencia fotografiando bodas o eventos en sus países de origen.

En mi caso no tenía mucha idea de cómo hacer el montaje de un estudio. En mi cabeza siempre tenía el triángulo básico de iluminación que me enseñaron en la universidad, pero ni idea hacerca de los powerpacks o la posición de los cables o cómo montar los fondos de manera segura.

Al finalizar el contrato, luego de 34 semanas, el fotógrafo aprende todo (lo técnico­) por la rutina. Respecto a la parte creativa,  no hay espacio para mucho. Sin embargo, queda en cada fotógrafo intentar ver más allá de las cuatro poses básicas.

Soy una fan de  Pinterest y de Tumblr y siempre echo un ojo a lo que otros fotógrafos están haciendo. Intento no repetir mucho las poses, salir un poco del cuadro, rotar el ángulo…

Hay dos razones para restringir un poco la creatividad (en este tipo de fotografía): los clientes y las ventas. Hay mucha gente que te pedirá cosas o poses nuevas, fuera de lo tradicional, pero finalmente al momento de la venta elegirán la típica pose de la foto de graduación. Muy poca gente apreciará la creatividad del fotografó abiertamente.

Como tienes que ir a lo seguro,  las poses básicas, aunque sean aburridas, son las que más venden. El fotógrafo no vive del arte, sino de los números.  Seamos sinceros, necesitamos el dinero para lo que sea. Así te aburras con las poses básicas, tienes la opción de hacerlas correctamente, intentando que la gente luzca bien en ellas.

Aunque parezca tonto, hay muchos fotógrafos que no consiguen las poses básicas, que no ven detalles de corbatas, sacos mal abrochados o el reflejo en los anteojos. Finalmente esos detalles también cuentan al momento de la venta.

Bolsillito manda

 Un punto que aprecio respecto a lo profesional es el valor económico del trabajo. Nunca me importó mucho el dinero. Quienes me conocen saben lo despreocupada que he sido respecto a la plata y los honorarios porque siempre prioricé el amor por mi trabajo.

Pero llega una etapa de madurez en la que no puedes vivir del amor y en la que tienes metas que cumplir para las que necesitas dinero.

Me vi en apuros al culminar el quinto mes y ver que mi paga era muy baja en comparación con la de otros. Todos tenían comisiones altas, vendían cámaras, cuadros, álbums y yo nada de nada. Me preocupaba mucho ser muy insistente con la gente, no sabía como abordarlos y decirles “take it and go”, como mi mánager de la India.

Yo pensaba que al tercer o cuarto mes renunciaría y me iría a Lima sin pena ni gloria, pero me enamoré y decidí quedarme. Al tomar esa decisión me tuve que poner las pilas y hacer de mi estancia algo productivo.

Al convertirme en Photo 2, empecé a tomar una actitud diferente respecto a las ventas.

Para vender tienes que tener confianza en ti mismo y ser bastante caradura. Que no te importe mucho la cara de la gente cuando le digas el precio.

Yo solía pensar que las personas regateaban los precios porque no podían pagar más, pero muchas veces frente al mostrador clientes VIP cargando carteras de diseñador venían a regatear el precio de las fotos. En general, creo que las personas desconocen el valor de la fotografía.

El trabajo detrás de una foto es extenuante. Cada fotógrafo carga unos 12 a 20 kilos por día entre luces y backdrops entre varios pisos, sudando y vistiendo trajes formales…  Bajar el precio, no hay forma.

Economía

Ya que hablamos de  dinero, me alegra haber mejorado mi performance en las ventas porque ello me ayudó mucho a mejorar mi salario. Aunque no sea mucho lo que gano semanalmente, me alegra ver que mis estadísticas en venta llegan a un 67% (el promedio de cada fotógrafo es entre el 40 y 60 por ciento).

Durante los primeros cinco meses fui  Photo 1 y mi paga la dediqué íntegramente a pagar el uniforme y la D90 que ahora es mía.

Un Photo 2 puede ahorrar entre 2500 a 3000 dólares o un poco más, dependiendo de la ruta del crucero y la temporada.

Intercambio cultural

Esta quizás es la mejor (y también puede ser la peor) experiencia a bordo. La desmitificación de los ideales sobre los países del mundo, sobre cómo son los latinos, chinos, indios, ingleses…

¿Hay estereotipos? Sí, los hay. Es inevitable que entre latinos tengamos ciertos patrones comunes. De igual forma los asiáticos y los europeos.

El tema es que cuando reconoce estos factores asocia a las personas a ciertas características, sin embargo las personas son únicas y hay valiosas excepciones que te hacen cambiar de opinión.

La vida aquí me ha dado muy buenos amigos de Jamaica, Filipinas, Honduras, México, India, Bosnia… Y un maravilloso mejor amigo que hoy es mi compañero de aventuras Marko, de Serbia.

Todos estamos bajo el mismo techo 24/7. Imagina que de cada país envián una pequeña porción a convivir en un solo lugar. Ese lugar es el barco. Comemos, bebemos y bailamos juntos. Hablando la misma lengua con diferentes acentos y errores, pero la comprensión y sintonía se logra cuando finalmente las personas encuentran sus puntos comunes.

Crecimiento personal

La perseverancia es una cualidad que hay que tener para poder avanzar sin pensar en factores como la rutina y el cansancio. Intentar, intentar e intentar.

No fue hasta mi quinto mes que realicé una serie de exámenes para llegar a ser Photo 2. Esto quiere decir, más responsabilidad, más exigencia profesional y un ligero aumento en la paga.

Aunque esto sea la fotografía más comercial del mundo, al punto que muchos digan que no es fotografía, el reto es intentar aprender de esto. Veo a muchos fotógrafos 2 y 3 que no les apetece aprender sobre cómo usar el flash (bouncing) o mejorar las poses en los retratos. Personalmente, siempre odié posar a la gente para una fotografía, pero este es un negocio en el que no hay tiempo para ser espontáneos. La creatividad  está restringida a fotografía en unos 60 o 90 segundos a la gente y sacarle la mejor sonrisa.

Como no todos los huéspedes del barco están dispuestos a tomarse fotos, te toca hacer “smudge” o como en Perú diríamos “jalar”. Sonreir, saludar y decirles a todos que es hora de retratarse todo el tiempo es tedioso. Te toca recibir muchos “NO”, a veces ni el saludo responden o simplemente una negativa enorme con las palmas de la mano como si los hubieses ofendido. Sea de forma educada o grosera, los “NO” vendrán una y otra vez, entonces es cuando tu personalidad se fortalece y ya no te importa que la gente te rechace.

La perseverancia y la tolerancia (que yo siempre he tenido muy poco de las dos) son valiosas. Una vez que uno se acostumbra es como no darse por vencido ante los NO que vienen cada día y de todas partes.

Mi novio y yo, para continuar juntos tuvimos que hacer una serie de requerimientos a nuestra compañía. Lo primero es que cuando te enamoras en el barco, todos los contratos tienen diferentes fechas, eso quiere decir que uno de los dos se va primero. En nuestro caso, mi novio decidió extender su contrato hasta en dos oportunidades.

Para quedarse más tiempo llenamos formularios y esperamos ansiosos las respuestas. Finalmente él consiguió hacer el sign-off el mismo día que yo, por eso partimos juntos a casa el 31 de enero.

Otro requerimiento que presentamos fue una solicitud para ser enviados al mismo barco en nuestro siguiente crucero. La compañía rechazó un par de veces el pedido por considerarme nueva en la empresa. Ahora después de cuatro meses y una larga correspondencia, fue aprobado.

Nunca digas nunca.

Hace meses cuándo la gente me preguntaba si me quedaría para realizar un segundo contrato  en este empleo, yo me negaba rotundamente. Sin mentir, habré dicho nunca unas cientos de veces. Pero el destino nos presentó a mí y a Marko.

Aún no podemos creer lo rápido que pasaron los 8 meses y tres semanas. Ya estamos de vacaciones, reencontrándonos con los amigos y la familia.

Fui por la experiencia personal y he regresado con memorias y un corazón enamorado. Ya tengo fecha de retorno y el nombre del barco al que me han asignado, pero me reservaré todos los datos para un próximo post. Hasta la vista!!!