Cuando pienses en volver

Aeropuerto Jorge Chávez. Llegada a Lima. Foto: Sara Apaza.

Sí, ya sé que suena algo como la canción de Pedrito Suárez Vértiz y quizás debería de ser un post nostálgico acorde con las festividades, pero la realidad es gris y un tanto fría. Volver a tu ciudad después de tiempo fuera es reencontrarte con tus amigos y familia, sonrisas, abrazos, olores familiares, sabores de mamá y contig@ mism@.

Lima, mi ciudad panza de burro con las horas solares más contadas de este universo y sus calles y pistas decoradas con carritos y micros de colores. Es ruidosa sonora y visualmente, pero tiene su encanto si se le observa desde distintos ángulos y estas miradas siempre batallan en mi mente.

Llegué hace más de un mes y la idea de establecernos con mi familia en la capital nos ha resultado un tanto difícil por el tema del piso. Hace unos años, pude alquilar un minidepartamento por 500 soles mensuales en una zona tranquila de Barranco. Hoy mudarse a ese distrito es lo que menos se me ocurriría, no solo por el precio sino que creo que mudarse a una zona donde se sobrevaloran los pisos contribuiría más a la burbuja que ya existe en Lima.

En un primer intento, hicimos lo intuitivo: Buscamos en la web. En algunos sitios había ofertas interesantes, pero algunos avisos eran tan increíbles que hasta parecían falsos… y resultó que lo eran. Luego, intentamos un domingo. Nos levantamos muy temprano para comprar el diario y ver los avisos en la versión impresa, “Habrá gente un poco más convencional”, pensamos y por eso decidimos llamar a los que nos parecieron que estaban a nuestro alcance.

Llamábamos y había mucha gente no contestaba o simplemente nunca devolvía la llamada por muchas razones. En fin, a los días dimos con un aviso por San Miguel y fuimos a visitar el departamento. Todo fluyó con normalidad y pese al retraso del agente inmobiliario pudimos ver el espacio y en ese momento se nos solicitó información como boletas de pago y nuestros DNI.

Brindamos toda la información posible, lamentablemente nunca nos respondieron y entendimos que no calificamos. Nunca nos dijeron porqué y desde ese momento nos quedaron dudas sobre los apartamentos que nos ofrecían. Ha pasado un mes y seguimos buscando un lugar pequeño y no muy lejano de San Miguel o Pueblo Libre.

Lima ruge cada mañana acostada en su panza gris. Es una bestia tierna y salvaje a la que quisiera ver menos amarilla y más verde.

No sé cuánto tiempo nos quedemos, ni lo que tomará adaptarnos nuevamente a este punto del universo. Dicen que una vez que te vas ya no eres el mismo y no porque te creas la gran cosa. No. Tu ser, tu almita viajera y rumbera ha cambiado, ha vivido un proceso distinto y ese yo que se fue no es el mismo que vuelve. Ah, pero aquí estamos con las maletas listas para desempacar aunque sea por un rato.


Despedida de Lima  

 

Este post es  una especie de agradecimiento a todos aquellos amigos que durante esta visita a Lima pude encontrar y redescubrir.

Fueron tres meses en Lima, la gris, en los que pude ver a los amigos de siempre realizando sus suenos.

Todos ellos fueron testigos de uma estadía que, por motivos de trabajo, se prolongó hasta hoy 11 de mayo.

Debo admitir que durante las primeras semanas me sentía extraña y fuera de contexto, pero fue gracias a esta gente maravillosa que todo empezó a cobrar color y sentido.

 

Gracias,

09032014-IMG_6785
Con Freddy, Day, y José. 10 años después.

 

A Day, José, Freddy, mis hermanitos de la facultad, por la amistad y la alegría de siempre.
A mis ninos exerrepepinos Sabrina, Sandrita, Eduardo y Marquitos por sus consejos y su energías.

09032014-IMG_6754
Con Daphne y Jano del taller Fuera de foco.

A Daphne y el taller Fuera de Foco por confiar en mi talento y capacidad, por el aliento de colega y amiga.

A mis amigos del festival Lima Independiente, Alonso Izaguirre, Adriana Milla, Mario Castro por las conversas, los aportes y la confianza.

02032014-IMG_6257
Grupo Parasomnia.

A mis amigos del Grupo Parasomnia, los poetas Blanca Segura, Alfredo Coello y Efraín por compartir conmigo su trabajo produciendo y difundiendo la poesía.

Qarla Quispe "Warmichic".
Qarla Quispe “Warmichic”.

A Qarla Quispe por confiar em mi chamba, por unirse a la aventura fotográfica conmigo como parte de mis proyectos y como amiga.

29042014-IMG_0202-Editar
Artistika.

A mis amigas del taller de Artistika, Isabel y Ali, gracias por la amistad y las sesiones de fotos divertidas.

A Andrea de Sientemag por la noche compartida en una mesa llena de sueños y metas por alcanzar junto a Zory. Mil gracias por la buenísima onda chicas!!!

2014-04-25-22-55-38
Charly y Vincent.

A los amigos trotamundos del Couchsurfing, Vincent, Charly y Jorge Patricio con quienes compartí  experiencias de vida y conversas increíbles.

A mis amigos de la vida, Mirtha, Daniel, Isabel, Fernando, Rebeca, Walquiria, Tulio, Heloise, Sophia, Nadia, Moraima y Elena, quienes desde diferentes partes del mundo me envían siempre su aliento y amor infinito.

A ti que lees esto y eres el agradecimiento más difícil de dar porque sé que nos encontraremos nuevamente y para cuando eso suceda quiero mi canción “Neo” y nuestra foto en la Alhambra 😛

A mi familia querida, mi unni Joy, mi gordito Fabi y mi madre Cecilia quienes son un motor incondicional.

Ahora sí a embarcar.

Capítulo 1: La partida.

05042013-05042013-IMG_4412

Esta fotografía la capturé a fines de marzo. Cuando la tomé me sentía perdida, estaba en Lima, pero perdida en mi propia ciudad. Hace muchos años caminaba con la sensación de estar desconectada de mi lugar y pensaba que era culpa de Lima.

Con los años, experimenté una especie de “giro” que hizo que me enamorara de este gris, del olor, del sabor, del color de las calles.

Vivir en una ciudad con 9 millones de habitantes es complejo, pero conozco mucha gente que vive en una ciudad y la desconoce por completo. Yo me siento feliz de haber encontrado pequeños “paraísos” en la mayoría de distritos de la capital.

Durante estos últimos años, para ser precisos desde inicios de 2011 hasta la fecha, me he mudado un aproximado de 8 u 9 veces. He vivido sola, convivido y compartido pisos con algunos amigos. Quizás, por esa sensación de ‘nomadeo’, de inestabilidad absoluta y andar cargando trastres cada dos por tres, es que decidí llamar a este blog como Diario Gitano.

Con más razón, ahora que parto de Lima a Sao Paulo. Me voy, pero la sensación respecto a Lima ha cambiado con los años. Siento que dejo un pedazo de tierra, que me ha sido difícil de amar y comprender (y a veces aún me pasa), pero me siento parte de ella, de su locura, de su gente, de su tráfico intenso y brutal…

Imposible no pensar en la familia y en los amigos. Falta poco para mi embarque y mi mente proyecta breves ráfagas de imágenes de los últimos meses. Están las cenas con los amigos, las reuniones familiares, los dientes de leche de mi sobrino, el nuevo color de pelo, la depresión, los libros nuevos, los ideales de ayer hoy y siempre, las frustraciones, los sueños, los bailes, las madrugadas, las lecturas feministas, las reuniones del festival de cine, la comida de mamá, los encuentros, los desencuentros, tú, yo, nosotros, el beso de despedida en la estación central.

Hasta pronto Lima 🙂

—>Si estás de venida: En Lima están pasando muchas cosas: hay gente moviendo el tema de cultura comunitaria, teatros en las calles, festivales de danza, talleres de cine, cine itinerante, músicos emprendedores buscando espacio (con ayuda y sin ayuda de las grandes industrias), promoción del consumo responsable de productos orgánicos, redes de periodistas, colectivos fotográficos…

Siempre hay algo que hacer y por colaborar  o desarrollar. A los que quieran venir, pues tienen una ciudad compleja, pero emocionante. Les recomendaría estar abiertos a nuevas formas de vivir su estadía saliéndose de lo que está establecido como “turístico”. Lima no es un cliché, no es un bar y cuatro calles.