Ten days in the Midwest

Disclosure

*** The following post contents my personal opinion. This is not and advertisement, not a publicity. Just my personal point of view.***

I am on the plain going to Miami to catch the next flight. I don’t remember when was the last time I slept 8 hours in a row. Maybe was more than 10 days ago when I joined the training to become a Black Label artist for Holland America.

Before coming, couple of friends who were in the training before told me that I will be crying or bored and probably I would hated, but was completely the opposite. The training has been a wonderful experience and made me realize that I really enjoy photography and people, something that I forgot within the last year.

For those who don’t know about the Black Label (BL) programme, is a different photography service on board. Besides regular color photography, ships are offering private sessions in black and white.

As some of you can remember, I used to do that kind of portraiture on board Celebrity, but on Holland America works in a very different and (better) way because they take you to an special training with the creator of the programme, Joe Craig.

Meeting Joe had given me the opportunity to understand better not only photography or passion or professionalism, but something that I left behind long time ago trough routine and monotony: emotions.

Cruise photographers most of the time we lose ourselves trying to get the numbers, reaching targets and selling everything that we have. Even our souls go into the deep hole of “thinking about money and money only”.

My last contract was pretty much like that, I can’t even remember one memorable photograph, because I was hating my self with a camera.

I did quite good in my performance regarding revenue and customer service, but I wasn’t happy.

When my husband and I decided to go back to the ship this year, we got the chance to step up and get promoted, and that’s how I end up in Dexter, Missouri, a tiny little town in the Midwest of the United States.

***

It was so rainy and gray when we arrived to Dexter that I was asking my self if I will survive the melancholic weather surrounded by skinny sad trees.

While my mind was playing this stupid feeling, a blonde girl with a cute pixie haircut ask me if I was going to the BL training.

Her name is Emily (Kansas), and chatting with her distracted me from the bad weather and everything was starting to turn from gray to green (it was Saint Patrick’s day, apparently is and big day for americans and we supose to drink).

At the next day, we met Bianca (Melbourne) and Gerneil (Jamaica) both of them coming from different ships and backgrounds.

We kind of had a good time since the first day, it was like talking to friends that you met long time ago.

***

We arrived to Sally’s house, a big house like the ones from the movies, with a nice yard and the walls covered with plants.

Sally’s house is a popular house dowtown, all the neighborhood knows who lives there and who is Joe and his family.

Everything inside is set up to make you feel special, a mix of peace and wisdom and discipline difficult for me to explain in this language.

To be honest the first days were nice and terrifying. We couldnt get used to the idea to shoot in front of everybody else. While you were learning and shooting, you were judged as well among observed and criticized.

In fact, there were couple of days that I was feeling awful because is cool when people say nice things to you, but when you need to listen to criticism about your work is a bit hard.

The flow of the days were up and down, up and down… and so on. Trying to remember new tricks in Photoshop, how to book people, how to interact, and more about your body language made us realize that somehow we were growing.

I really can’t think in one day that everything was perfect for everyone. Everybody was trying to achieve something different and listening all the stories that Joe was sharing with us.

In between lessons, we grew as a team, as friends, as students by the hand of the teachers and guides like Holy, Paul and Toby, whom work with Joe since long time ago.

Emily and Bianca.

As we were spending most of the day inside the house practicing lighting and posing, we couldn’t walk around town to know better the place.

Our evening walkings were to Dollar Tree (buy everything for 1 dollar) and Penny’s Dinner (a 60’s milshake – coffee place) were we just to hang out for a bit).

After Penny’s or Dollar tree we used to go to one room together to “decompress” all day emotions. Kind of worth it because at the next day we were getting better and more focused on the training.

***

Yesterday, in our last day I could see and feel a completely relaxing atmosphere. We were laughing and practicing because the exams were done and the feedback from our coachs was very positive. We had an amazing last day with some tears and hugs and more portraits.

We got to know a bit more about Joe trough some treasures that he share with us. Memories is what we are, emotions what we share, and what we discovered there, in a tiny little town in the Midwest.

See you on the road.

Sara.

Cómo debo prepararme para una entrevista de trabajo (a bordo)

Pues aquí vamos con un nuevo post. Estoy muy contenta porque he recibido algunos mensajitos vía Instagram y Facebook de lector@s que están alistando maletas para emprender nuevos retos. Algunos están ansiosos por su llegada al barco, otros están pensando en optar por un trabajo como fotógraf@ en el Caribe… El punto común en todos los casos son los nervios que sienten al momento de la entrevista.

jobinterview

Desde ya les digo que es muy normal sentirse así. Uno se pregunta muchas cosas. ¿Será una entrevista técnica o enfocada en mis habilidades? ¿Cuánto dura? ¿Cómo debo presentarme a mí mism@?

Lo que puedo compartir con ustedes es que una vez confirmado el encuentro, intenten leer un poco sobre la empresa y la completa descripción del puesto al que aplican.

Usualmente cuando postulas al trabajo en un crucero, los reclutadores realizan las entrevistas vía Skype, en otros casos los agentes de recursos humanos viajan para hacerlas personalmente.

De cualquier forma, la idea es que mediante la entrevista pueda darse un contacto honesto entre la empresa y el postulante. Cuando digo honesto, me refiero a que intentes ser tú mismo en todo momento, no adoptes posturas o actitudes que puedan hacerte sentir fuera de lugar o incómodo, porque todos nuestros gestos -aún mediante una pantalla- pueden ser percibidos con facilidad por la otra persona.

jobinterview
Antes de la entrevista

1. Como mencioné en líneas anteriores, siempre es bueno tener claro el puesto al que aplicas y las tareas que cumplirás si eres aceptado tras la entrevista.

2. Practica el idioma. Normalmente las entrevistas son en inglés. Si hablas más de dos idiomas, genial.

3. Prepara tu ropa. Aún si la cita es por Skype, lleva una tenida sobría y cómoda. En el caso de las mujeres, puede ser una blusa y un saco a medida. En el caso de los varones, camisa y saco también. Intenten un look “smartchic”, fresco y moderno. No se queden pegados al saco negro. Los colores pastel o los tonos azules también son buena opción.

Aquí algunos ejemplos “smart casual”.

 

4. Coloca despertador, marca tu agenda, revisa que la cuenta de internet esté al día. Esto último, se los digo porque el día de una de mis entrevistas cortaron el servicio de Internet en casa y tuve ir hasta la casa de una amiga y ella, que andaba muy perdida, no se sabía la contraseña WiFi de su casa porque uno de sus hermanos la había cambiado (sí, así. ¡Fue un desmadre!!!). Como último recurso tuvimos que tocar la puerta de un vecino para que nos prestara su clave durante una hora y poder pasar mi entrevista. No me imagino la cara del vecino. En fin, para cosas de trabajo, lo último que uno tiene que tener es vergüenza.

5. ¿Tienes preguntas sobre el salario, la duración del contrato o las comisiones? Escríbelas en un bloc y el día de la entrevista, cuando el reclutador te dé unos minutos, intenta resolver tus dudas.

6. Calma, sé positivo. No te estreses con términos técnicos. Velocidad, apertura, composición, profundidad de campo… la mayoría nos presionamos mucho por aprender los conceptos de paporreta y no es lo ideal. A los reclutadores de las empresas a bordo les interesa más conocerte y saber cuáles son tus aspiraciones.

Durante la entrevista

La duración de las entrevistas suele ser poco menos de 30 minutos. Imagina que son cientos de aplicantes a la semana. Por día al menos calculo que haran unas 15 entrevistas o poco más.

1. Preséntate a ti mismo con una sonrisa. Una sonrisa fresca, no fingida. XD

2. Ellos saben que estás nervioso, así que relaja con el inglés. Habla despacio para que tu inglés sea más fluido. El problema, cuando no estamos acostumbrados a hablar inglés y queremos hablar rápido, es que perdemos un poco el hilo y nos enredamos.

3. Cuando no comprendas algo, pregunta nuevamente. No te hagas el “sabelotodo” que después te quedas confundido.

4. A ellos les importa tu actitud positiva y optimismo no tanto como que seas el “monstruo de la fotografía”.

5. La pregunta clave casi siempre viene: ¿Cómo te ves de aquí a 5 años? ¿Por qué quieres unirte a nuestro equipo? ¿Por qué deberíamos elegirte?

6. Al final de la entrevista, aprovecha y pregunta.
Después de la entrevista

1. No te estreses. Hay quienes no consiguen pegar un ojo cuando esperan una respuesta y esto lo entiendo perfectamente. Ni bien termina la entrevista te preguntas si lo hiciste bien, regular o mal… y quieres saber qué pasara. Pero aguarda que lo bueno siempre se hace esperar.

2. Por lo general, la respuesta positiva o negativa llega pasando unos 10 a 20 días. Todo dependede la temporada, de la rotación de los fotógrafos…

3. Si no te aceptan no te desmoralices, hay muchas empresas a las cuales puedes seguir postulando.

4. Si te invitan a formar parte del equipo, pues a alistar todos los requisitos para vivir a bordo.
Siempre escribo pensando en que lo que publico les sea de mucha utilidad. Me encanta leerlos y saber que tienen esas ganas de viajar con sus cámaras al cuello, listos para nuevas tierras y experiencias. Ya saben que pueden escribirme desde donde estén por aquí, por la página de Facebook o vía Instagram. También tengo Snapchat,(sara_apaza), pero no tengo muchos contactos por allí, jejeje. ¡Nos vemos! ¡Hasta el próximo post!

Tips para antes de embarcar (Solo para tripulantes)

Antes de iniciar tu aventura a bordo, debes asegurarte de que cuentas con lo necesario para iniciar tu contrato. Visas, carta de empleo, uniformes, equipos y algo de dinero para las primeras semanas será de gran ayuda para un buen comienzo en altamar.

Una vez aceptado para trabajar en un crucero, la etapa más densa es la de los trámites. Antes de solicitar cualquier visado, necesitarás:

passport
Pasaporte peruano. (Foto: Sara Apaza)
  • Pasaporte vigente (si es nuevo o actualizado mejor. Si ya contabas con uno, fíjate que tenga unos 12 meses de vigencia, un poco más de lo que durará tu contrato.)
  • Carta de empleo (LOE) en la que la compañía indica la fecha de tu embarque y la extensión aproximada de tu contrato.
  • Fotos pasaporte. (Si aplicas a la visa americana, necesitarás una foto con las dimensiones requeridas por la embajada. Si  precisas de algún otro visado, revisa las medidas en las web gubernamentales).
  • Dinero. En el caso de algunas compañías el ticket aéreo corre por cuenta de ellos, así como la tasa del visado. Normalmente, te devuelven el dinero con la primera paga, pero hasta que ese momento llegue, tendrás que poner de tu bolsillo. Digamos que invertirás unos 160 dólares en la visa americana, 150 en los exámenes médicos y otros 50 en algunos otros documentos. Como fotógrafa, la empresa me pidió ropa y calzado complementaria al uniforme que ellos me iban a dar. En aquello gasté unos 100 dólares. Haciendo cuentas, sería ideal que cada iniciante cuente con al menos 600 dólares para alistar su viaje.

Teniendo en cuenta los pasos previos, antes de ir al barco asegúrense de contar con:

  1. Documentación. Dependiendo del itinerario del barco y de tu país de origen, necesitarás con los permisos de ingreso a los países parte de la ruta. La mayoría de los tripulantes cuenta con la visa americana C1-D. Esta visa es especial para quienes transitan por Estados Unidos durante un período menor a 30 días. El costo de la visa varía en cada país. En Perú cuesta 160 dólares americanos y de ser aprobada también debes pagar el envío de tu pasaporte a la agencia más cercana de Western Union.Recuerda siempre verificar si el país en el que embarcas solicita la visa, no confíes al 100% en la empresa que te emplea, pues se han presentado situaciones en las que el contratado viaja y se queda a mitad de camino.
  2. Exámenes médicos. La compañía que te contrata es normalmente la que te indica dónde realizar tu chequeo médico. Estos análisis incluyen exámenes de orina, sangre y hasta rayos X. El precio aproximado de estos documentos es de 150 dólares (en Lima). Recuerdo que algunos barcos te piden vacunas contra el sarampión, fiebre amarilla y TBC.
  3. Equipos (atención fotógrafos): Si te unes por primera vez al barco, deberás saber que la cámara que necesitas a bordo tiene que ser compatible con el sistema de  reconocimiento facial, es decir necesitas una Nikon D90 o una D300.
    0982500_Nikon-D90-18-55-VR
    Nikon D90.

    Así de simple, no te rajes consiguiéndote la mejor, ni la más moderna, si ya tienes una contigo y no es Nikon, pues, vas a  tener que conseguirla ya sea por tu cuenta o por medio de la compañía. Eso queda a tu conveniencia. Una nikon D90 a través de la compañía te costará unos 700 dólares (descontados de tus primeros sueldos como fotógrafo junior. Eso duele).

    Si logras una por tu cuenta, probablemente  te saldrá más barato. No necesitas una nueva, puedes conseguir una de segunda, recuerda que trabajarás con esta cámara a bordo y la usarás a diario, hasta el cansancio. También puedes hacerte de una lente zoom, 18-55, algo versátil para comenzar y un flash externo es muy buena opción.

  4. Uniformes. Este paso depende de tu puesto en el barco y de lo que la compañía te ha solicitado. Algunos reciben  los uniformes en el barco, a otros, como a los fotógrafos nos piden: pantalones de vestir negro, blusas blancas de mangas largas, medias negras, zapatos sin taco negros, zapatillas blancas y medias blancas.
  5. packPersonalmente les digo que necesitarán más de un buen par de zapatos negros. Al menos dos pares, uno para los días más casuales y otros para las noches formales. Inviertan en zapatos cómodos de cuero, eviten los sintéticos porque les costará adaptarse a la cantidad de horas que hay que estar de pie.

    Sobre los pantalones negros, compren más de 2. El uso a diario los maltrata bastante. La lavandería del barco no es como el lavado en casa. De igual forma con las blusas o camisas blancas, consigan unas 4 para iniciar el contrato.

    No se compliquen al empacar. Lo más importante es las prendas para el trabajo y alguna tenida casual. Desde mi experiencia les sugiero no empacar shampoo, jabones y cremas. Lo que pueden tener en el equipaje de mano es un pequeño estuche con pasta dental, desodorante y un mini shampoo.

Les recomiendo empacar lo siguiente:

packin

1. Documentos. (Pasaporte, visas, LOE y exámenes médicos. Esto siempre en algún bolso de mano o en la mochila.)
2. Uniformes.
3. Equipos. (Cámaras y/o computadora)
4. Un abrigo o una casaca con capucha. (Algo para la lluvia).
5. Camisetas de algodón. (Casuales para salir a pasear o andar en tu tiempo libre).
6. Un pantalón jean y un pantalón corto (shorts).
7. Un vestido o traje. (En el barco suelen haber cenas o fiestas para tripulantes. Una tenida elegante siempre va bien.)
8. Un par de zapatos de vestir y un par de zapatillas (extra no para trabajar).
10. Un saco negro.
11. Un set básico de maquillaje y accesorios para el cabello.
12. Libros.

A los tripulantes deportistas les recomiendo llevar un buzo y un par de camisetas extra. Todo lo demás que les haga falta pueden conseguirlo en el barco o durante sus visitas a los puertos de destino.

El dinero que les quede restante después de preparar todo, guárdenlo por si tienen alguna emergencia en el aeropuerto o por si simplemente se les antoja comer algo. También necesitarán efectivo en el barco para poder usar la conexión a internet o comprar tickets para llamar a casa.

Si te unes por primera vez al barco como fotógrafo, recuerda que tu primer salario será depositado a tu cuenta después de tu primer mes. Esto quiere decir que tus ahorros deberán sostenerte 30 días a bordo. Como ya saben, en el navío los tripulantes no pagan por la comida, sin embargo, puede que en una noche de fiesta se te antoje alguna copa o algún bocadillo. Esas cosas extras saldrán de tu cuenta.

Escribí este  post lo más detallado que pude para que puedan tener una idea más clara antes de viajar. Disfruten de su experiencia y, ¡a volar!

 

 

 

Trabajar y vivir en altamar

El tigre y su amigo oso  en altamar.
El tigre y su amigo oso en altamar.

Han transcurrido dos años desde que empecé a “gitanear”.  Aún me parece increíble haber dejado mi trabajo como social media y periodista en Lima para literalmente coger mi maleta y emprender un largo e imprevisible viaje.

Ahora, en medio de una breve parada en Lima, puedo leer con admiración que hay muchos otros jóvenes como yo navegando o viajando ligeros de equipaje. Caminantes que egresaron, pero optaron por recorrer el mundo.

Tres mosqueteras

Algún viernes a fines del 2010 me reuní con dos grandes amigas: Rebeca y Mili. ­Como muchas otras noches no sabíamos exactamente qué festejábamos, pero ahí estábamos. Alzando los vasos de chilcano  en el Queirolo de Quilca mientras conversábamos sobre nuestros planes.

Mili, en realidad ya se despedía de nosotras. Ella partía a República Dominicana para trabajar como fotógrafa en una agencia.

Entre copas, confesábamos sueños… Rebeca pronto viajaría a México y yo había aprobado el examen para unirme a un crucero en el Caribe.

Aunque yo no viajé en aquella época, mis amigas sí. Ambas residen fuera y han formado hogares felices. Las admiro mucho porque no es fácil migrar y construir una vida personal y una carrera desde cero. Hay que tener huevos y ser perseverantes.

Algunos amigos y contactos me han preguntado sobre las agencias o compañías que contratan personal para trabajar a bordo. Hice un breve listado para quienes se sientan con esa necesidad de viajar y explorar el mundo viviendo en un barco puedan postular vía online o mediante una entrevista presencial.

Sepan que para cualquier tipo de postulación es indispensable que tengan un nivel  de inglés intermedio o avanzado, ya que las entrevistas con los empleadores suelen ser vía skype en este idioma.

Si deseas postular a través de una agencia (ellos te guían durante todo el proceso de admisión, además de ayudarte con los exámenes y brindarte la información necesaria  para realizar los exámenes médicos) puedes contactar:

Bonavista Cruceros: (http://www.crucerosbonavista.com/)

CRC Perú: (http://www.crc-peru.com/)

He tenido buenas experiencias con ambas agencias y hasta donde sé también ofrecen capacitaciones para aquellos que no tengan una preparación profesional (como bartenders o cocineros).
De antemano deben tener en cuenta que postular a través de ellas puede involucrar un gasto como pagar alguna charla o algún servicio extra como entrenamientos o capacitaciones adicionales.

En el caso de los exámenes médicos, estos se realizan normalmente con un laboratorio especializado, autorizado por las compañías de cruceros en el extranjero. Estos exámenes suelen costar un aproximado de 150 US$ dólares y su vigencia es de dos años.

Si desean postular por su cuenta, sin ningún intermediario (esto es aconejable para quienes tienen un nivel de inglés avanzad y pueden presentar su currículum y pasar la entrevista en inglés sin ningún problema y sin necesidad de orientación previa) pueden revisar los puestos vacantes en las siguientes compañías de cruceros:

Si estás interesado en ser bartender, cocinero, personal de mantenimiento, profesor(a) o dealer de casino:

Royal Caribbean: http://www.royalcaribbean-espanol.com/ourCompany/career.do
Celebrity Cruises: http://celebritycareersatsea.com/
Pincess Cruises: http://www.princess.com/employment/index.jsp
Costa Cruises: http://www.career.costacrociere.it/en/

En el caso de Disney Cruises, el representante en Perú es CRC Cruceros.

Si eres fotógrafo o videógrafo puedes hacerlo a través del Grupo Image: http://www.image.com/

Si eres profesor de educación física y tu interés es ser fitness, masajista, pedicurista, manicurista o estilista puedes hacerlo a través de Canyon Ranch: http://www.canyonranch.com/employment/spa-staff-positions/

La vida en altamar no es de lujo para un tripulante, pero la experiencia de conocer lugares y gente de todo el mundo vale mucho. Lo importante es el momento decisivo para decir sí quiero hacer esto y hacerlo.

Espero este post les sea de ayuda. Ya decía Machado Caminante no hay camino, se hace camino al andar .

Life on board – “The new hire”

junio

Bienvenidos a la vida a bordo. Esta es mi primera experiencia como fotógrafa en altamar. Hoy cumplo cinco semanas trabajando en un crucero cuya ruta es NJ- Bermudas, en la costa este de los EE.UU.

Luego de una semana de entrenamientos (y paseos) en Miami (siete días intensos aprendiendo temas de ventas y algo de relaciones públicas), llegué a mi principal destino: Nueva Jersey.

Nueva Jersey es el punto de embarque de cada domingo (al menos durante esta temporada). Aquí estaba hace 5 semanas con mis maletas en la mano y completamente perdida entre miles de equipajes y bodegones portuarios.

¿Mis expectativas? Cero. Ya estaba de pie frente al inmenso barco, una especie de hotel de 12 pisos. Un monstruo de lata con ventanitas redondas, pasadizos laberínticos, luces ámbar, alfombras rojas…

De pronto, soy la nueva en este lugar. Mi mánager me recibe, corremos con el equipaje. Pasaporte por aquí y allá. La Visa, el contrato, los exámenes médicos…

El primer día me asignaron mi habitación y sin dejarme respirar ya estaba en pleno entrenamiento de recursos humanos. No entendía nada. Había mucha gente como yo, también nuevos, perdidos en este mundo paralelo que es muy parecido a una escuela preparatoria.

Los oficiales y capitanes son como los chicos populares de la escuela: guapísimos y pedantillos, tienen las mejores cabinas, asisten a las fiestas del crucero, son parte del staff del capitán, o sea lo más vip del barco.

El resto de la tripulación (“crew”) estamos divididos por el trabajo que desempeñamos. Los fotógrafos y artistas pertenecen a los llamados “staff”, tenemos ciertas comodidades y accesos dentro del barco.

Para seguir con la pirámide están los dealers del casino, los sommeliers y los chefs de los restaurantes vips… y la base de todo se sostiene en la inmensa mayoría que conforma el “crew”: limpieza, mantenimiento, servicios y los cocineros del “crew”…

Convivimos todos en un minimundo vertical que se rige por sus propias reglas. Faltar a una regla es ganar una “banana” (llamada de atención).

Pasan los primeros días y mis “bananas” empiezan a llegar. No logro acatar muchas reglas. Me perdí un trainee por quedarme dormida. No pasé mi primer examen de seguridad naval. Ya me ampayaron cogiendo una galleta del restaurante de huéspedes…

Ya perdí la cuenta de cuantos moretones llevo por causa de los “autopoles” y vitrinas que cargamos todos los días entre el piso -1 y el piso 4. Los equipajes con las luces que montamos para los 4 o 5 estudios de fotos, los backdrops (fondos) que sostenemos día a día, ya se me hacen más livianos por la costumbre.

Lloré los primeros 15 días. Mi primer reto era intentarme montar el foto-estudio sola en unos 45′ y sin ayuda. Imposible. Necesitas ayuda para colocar correctamente el sinfín sin golpear a nadie. Todos los fotoestudios que monta el equipo son en lugares públicos dentro del crucero. Es decir que el montaje se realiza mientras decenas de personas pasan junto a ti preguntando por el restaurante o el baño.

El alivio llegaba al finalizar las jornadas de foto a la medianoche. Como no tenemos día de descanso, todos los día son lunes y viernes para nosotros. Durante las primeras 3 semanas los fotógrafos nos reuníamos en la cabina que compartimos con Ljiliana, mi roomie de Serbia.

La vida después de la medianoche es el único momento para socializar, pues la jornada en el barco empieza desde las 4:00 a.m. para algunos. En el caso de los fotógrafos, usualmente comenzamos a partir de las 7:30 a.m.

Un día de la vida a bordo, equivale a 10 en la vida en tierra firme. La cantidad de tareas realizadas es incomparable. La vida es rápida, todo va como en un rally.

Aprendes a tomar el baño, cambiarte, plancharte el pelo y maquillarte en solo 40′. Comes casi siempre en 10′, alistas tus equipos en 5′ y si queda tiempo entre sesión y sesión, un café bien cargado en solo 5′.

 

“New Hire”

junio-3
Nuestra cabina: 1303

Corro como siempre. Aún perdida por los pasillos. No sé cómo llegar a la lavandería en el piso -1. No sé llegar a muchos lugares en este universo paralelo. Algunas noches bebo un vaso de vodka para intentar relajar.

LIL_9453
Lili y yo

Mi roomie, Ljiliana es como mi hermana, nos sentimos en casa estando juntas. Me fascina su acento serbio, intento aprender las frases que puedo entre risas casi siempre. Por las noches solemos bebemos una cerveza y conversar.

Eres la nueva y estás como en el ojo de la tormenta. Estoy casi segura que aquí el 60 por ciento son hombres, el 40 mujeres. Los altos rangos esta copados por hombres. Así que, no es raro que asfixie un poco el aire machista.

Eres la nueva y tienes que acostumbrarte rápido. Cuando todo esto abruma, necesitas amigos.

Aunque me cueste aceptarlo, ya me siento decepcionada. No todos son tus amigos. No todos pueden ni quieren. No tienes intimidad, ni espacio para conocer realmente a las personas…

Nostalgia… la hay. Mi familia y mis amigos queridos en Perú, México, Brasil, Colombia, Espana y Francia… con el ritmo cardíaco acelerado y la adrenalina parece que no extrañaras a nadie, cuando en realidad sientes su falta.

 

Bonus Track

Esta canción le pertenece al mejor momento en mi estadía en el barco “Song on the beach”(Arcade Fire). Cuando la escucho, veo una luz amarilla encendida, esta pequeña cama destendida y dos niños jugando. La cámara invade el espacio lentamente, se cuela del lado opuesto al de la lámpara. Entre los edredones blancos capta la miradas, la luz es tenue, cálida, no necesita filtros. Se murmuran promesas que nunca cumplirán. Se ríen, callan, se  observan nuevamente… infinitos besos en la espalda… todo comienza y acaba porque nada es realidad.

This song belong to one of the best moments of my onboard life: “Song on the beach”(Arcade Fire). When i listen this, i can see the yellow light, this little and desorded bed and two kids playing. The camera gets into the space slowly, it’s in the opposite side of the lamp. Between the white blankets, capture the lookings, the lights is soft and warm, it doesn’t need any filters. They whisper promises they’ll never fulfil. They laugh, keep silence, they look each other… lot of kisses in the back… everything starts and ends because nothings is real.