Tu familia en altamar

Una vez dentro del barco, la vida te cambia por muchos motivos. Uno de ellos es vivir aparte de tu familia y de tus amigos. Dejar la comodidad de lo conocido y enfrentar una temporada dedicada solo al trabajo y a las metas personales que te hayas trazado.

La mayoría de tripulantes viene a trabajar al crucero en busca de una recompensa salarial que les es imposible alcanzar en tierra firme.

Al llegar por primera vez, estás perdido. No sabes quién es quién, intentas ser amigable, pero con el tiempo aprendes que no pues confiar en todos los que te sonríen. El barco es un pueblo chico.

Como fotógrafo compartes tiempo y espacio con un equipo y, dependiendo de tu suerte, puedes construir amistades valiosas y sinceras.

Este año tuve la fortuna de encontrar amigos del contrato anterior. Gente que no pensé volver a ver, pero que al encontrarlos me llené de emoción.

Considerando que todos venimos de diferentes países, todos hablamos inglés para entendernos. Cada cual con sus miles de defectos y virtudes llega a ser un personaje en la vida del phototeam.

wordpress

Mi familia en altamar son ellos. Doce personas de nacionalidades y personalidades diferentes.

Está Rich (Sudáfrica. Vestido de gris en la esquina izquierda), nuestro manager principal, muy divertido y al mismo tiempo profesional. Es de los pocos BM que genera confianza.

Majo (India. Esquina izquierda de la tercera fila), nuestro supervisor de ventas. Personaje total, bromista, pero siempre enfocado en los negocios.

Brian (India. Boquiabierto en el centro de la foto), nuestro actual manager de producción. Divertido y relajado.

Dan (Filipinas. Esquina izquierda), fotógrafo de producción, asistente de Brian. En su primer contrato consiguió ser promovido dos veces gracias a su trabajo constante.

Eric (Filipinas. Lado derecho, detrás de mi), foto 2, muy loco y bromista. Nos pasabamos el tiempo haciendo chistes de doble sentido.

Janelyn (Filipinas. Primera fila, al lado de Rich), foto 3, la más pequeña del grupo y una de las más empeñosas.

Hans (Islas Mauricio. Junto a Brian en medio de la foto), foto 2, muy tranquilo y muy trabajador. Su primera experiencia al llegar a bordo fue permanecer en cuarentena por 10 días debido a una tardía varicela.

Rajiv (Islas Mauricio. Lado derecho, segunda fila), foto 2, personaje, casi siempre en problemas. Dueño de su propia empresa decidió dejar todo en casa para viajar y trabajar en un crucero.

Diego (Argentina. Detrás de Eric, en la última fila), foto 2, el distraído del grupo, aún no sabemos cómo es que llegó al barco.

Juliana (Argentina. A mi lado), foto 2, graciosa y temperamental, es una de las amigas más cercanas que tengo. Ama los animales, sobre todo los gatos.

Marko (Serbia. Junto a Diego, en la esquina derecha), videasta. Mi mejor compañero desde hace más de un año. Ama la fotografía de naturaleza y de bodas.

Para la mayor parte de los fotógrafos este es su primer contrato, por lo que volverán a casa a fines del 2015 o inicios del 2016.

Hogar dulce hogar

No todo es color de rosa para los fotógrafos. La vida en el barco es rutinaria y además muy competitiva.

Meses atrás, cada fotógrafo recibía una comisión personal por sus ventas, y esto ocasionaba algunos malentendidos en el equipo.

La barrera de lo personal y lo laboral es tan delgada que muchas veces se confunde. Muchos de nosotros compartimos la cabina o los baños y es muy incómodo lidiar con un compañero con el que has tenido incidentes en el trabajo.

Hay de los roomates tranquilos que solo buscan llegar a la cabina para descansar, hay de los que nunca están y de los que hacen fiesta en la cabina después del trabajo.

En el barco tienes el privilego de poder convivir. Si llevas una relación estable puedes hacer los trámites necesarios y compartir la cabina con tu pareja.

Marko y yo vivimos en un cuarto muy pequeño con una cama de media plaza que va pegada a la pared y un minibaño en el que el inodoro está junto a la ducha.

Aunque la vida en el barco no es perfecta, tener una familia a bordo hace la vida más llevadera. Me gusta pensar que por alguna razón, llegamos a un espacio en un tiempo determinado para conocer a otros, para conocernos a nosotros mismos, a través del otro.

El contrato de los objetivos

Comencé mi segundo contrato el 21 de abril de este año. A diferencia de la primera, en esta segunda etapa me siento más comprometida, todo es más concreto. Será que ya tocaba aterrizar…

Estoy en Celebrity Solstice, un barco gigante que cada semana transporta unas 3000 personas desde Seatle hasta Alaska.

Mi novio y yo nos reecontramos en Hawaii y tuvimos la suerte de conseguir nuestras cabinas una al lado de la otra. En este barco las cabinas son súper pequeñas y personales. En cada cuarto solo cabe una persona. La cama es plegable y está unida a la pared. No hay espacio para mucho, la verdad, pero igual hemos tratado de hacerla lo más acogedora posible.

20140816-DSC_6249
Mi cabina ❤


20140816-DSC_6254

Tengo que contarles que los primeros meses aquí me resultaron difíciles porque continuaba en la posición de “Photo 2”, además llevaba un entrenamiento para poder ser promovida. Me costaba mucho enfocarme en mis metas, sentía que quería volver a casa, pero cada vez que me daba el “bajón”, Marko estaba apoyándome. De aquellos días algo tristes, he guardado este corazón que Marko hizo con todos los motivos que nos hacen feliz.

Motivos.
Motivos.

La fotógrafa del blanco y negro

La posición de PSP, es la de manager de un estudio privado, encargado de hacer fotografía contemporánea en blanco y negro. El estilo de “the Studio” es fine art.

Izq.Esta foto es de abril cuando apenas había llegado al barco. Der. Actual foto de perfil como PSP.
Izq.Esta foto es de abril cuando apenas había llegado al barco. Der. Actual foto de perfil como PSP.

Como manager de este espacio privado, eres tú el único responsable de las ventas, asimismo de conseguir la cifra estimada para cada semana (alrededor de unos 6000 dólares). Por supuesto, que los miles que haces no son tuyos, son de la empresa y la comisión que percibes es una mínima parte de lo que logras vender cada crucero. Pero para ser sincera, ser dueña de tu propio estudio te da mucha experiencia sobre el negocio, desde la pre- producción hasta la entrega de los revelados.

Mi ascenso fue más rápido de lo que esperaba. Fui promovida como PSP a fines de junio y luego de semanas de arduo trabajo, era una recompensa saber que ahora tendría más tiempo libre y un ligero incremento en mi salario.

20140816-DSC_6259
Mi pequeño escritorio.

Creo que la razón por la que todo es más tangible en este contrato, es la necesidad de hacer el dinero necesario para empezar nuestra vida juntos. Marko y yo soñamos con tener un hogar, un pequeño espacio sin nada de lujos que nos permita crear y seguir fotografiando.

Hay de por medio muchos trámites, visas, tickets aéreos e incluso nuestra boda a fines de año. Pensar en todo ello me llena de ilusión, pero al mismo tiempo me estresa.

Quiero finalizar el post agradeciendo a los foto-lectores del blog que me han escrito para preguntarme más sobre el trabajo con Image o sobre la vida en el crucero. Es una buena señal saber que el blog les es útil y que algunos de ustedes ya emprendieron nuevos rumbos, caminando por el mundo ligeros de equipaje. ❤

Diario Gitano: Segunda temporada. Nuevos destinos

tumblr_mzsvn35oye1smtazbo1_500

Vuelvo al barco. Después de dos meses y medio de vacaciones alisto mi retorno al trabajo. Al igual que en mi primer contrato seguiré como fotógrafa de la empresa Image, esta vez como tripulante del Celebrity Solstice.

A diferencia de mi primer barco (Celebrity Summit), el Soltice es un barco con mayor capacidad para albergar huéspedes y con un itinerario distinto. Esta vez recorreré Hawaii, Alaska, Nueva Zelanda y Australia. Sigue leyendo “Diario Gitano: Segunda temporada. Nuevos destinos”

Vida de fotógrafo a bordo III (Despedida)

02072014-DSC_4893

En mi última semana en el barco realicé un balance de lo que significó para mí el primer contrato. Como soy nueva en la compañía mi estancia fue de 8 meses y tres semanas en total, incluyendo mi primera semana de entrenamiento.

Finalizar el contrato no fue fácil. Mucha gente desiste en los primeros meses. El ritmo intenso de trabajo y el cansancio físico se hacen sentir día a día.

No voy a decir que nunca me sentí tentada a tirar la toalla. La verdad que la perseverancia llegó con el tiempo y también gracias al apoyo de mi pareja, mi familia y los buenos amigos que de cerca y de lejos te alientan.

A continuación encontrarán algunos de los beneficios que me dejó esta primera etapa como fotógrafa a bordo:

Desarrollo profesional

Muchos de los fotógrafos que llegan al barco son aprendices. Gente con poca experiencia fotografiando bodas o eventos en sus países de origen.

En mi caso no tenía mucha idea de cómo hacer el montaje de un estudio. En mi cabeza siempre tenía el triángulo básico de iluminación que me enseñaron en la universidad, pero ni idea hacerca de los powerpacks o la posición de los cables o cómo montar los fondos de manera segura.

Al finalizar el contrato, luego de 34 semanas, el fotógrafo aprende todo (lo técnico­) por la rutina. Respecto a la parte creativa,  no hay espacio para mucho. Sin embargo, queda en cada fotógrafo intentar ver más allá de las cuatro poses básicas.

Soy una fan de  Pinterest y de Tumblr y siempre echo un ojo a lo que otros fotógrafos están haciendo. Intento no repetir mucho las poses, salir un poco del cuadro, rotar el ángulo…

Hay dos razones para restringir un poco la creatividad (en este tipo de fotografía): los clientes y las ventas. Hay mucha gente que te pedirá cosas o poses nuevas, fuera de lo tradicional, pero finalmente al momento de la venta elegirán la típica pose de la foto de graduación. Muy poca gente apreciará la creatividad del fotografó abiertamente.

Como tienes que ir a lo seguro,  las poses básicas, aunque sean aburridas, son las que más venden. El fotógrafo no vive del arte, sino de los números.  Seamos sinceros, necesitamos el dinero para lo que sea. Así te aburras con las poses básicas, tienes la opción de hacerlas correctamente, intentando que la gente luzca bien en ellas.

Aunque parezca tonto, hay muchos fotógrafos que no consiguen las poses básicas, que no ven detalles de corbatas, sacos mal abrochados o el reflejo en los anteojos. Finalmente esos detalles también cuentan al momento de la venta.

Bolsillito manda

 Un punto que aprecio respecto a lo profesional es el valor económico del trabajo. Nunca me importó mucho el dinero. Quienes me conocen saben lo despreocupada que he sido respecto a la plata y los honorarios porque siempre prioricé el amor por mi trabajo.

Pero llega una etapa de madurez en la que no puedes vivir del amor y en la que tienes metas que cumplir para las que necesitas dinero.

Me vi en apuros al culminar el quinto mes y ver que mi paga era muy baja en comparación con la de otros. Todos tenían comisiones altas, vendían cámaras, cuadros, álbums y yo nada de nada. Me preocupaba mucho ser muy insistente con la gente, no sabía como abordarlos y decirles “take it and go”, como mi mánager de la India.

Yo pensaba que al tercer o cuarto mes renunciaría y me iría a Lima sin pena ni gloria, pero me enamoré y decidí quedarme. Al tomar esa decisión me tuve que poner las pilas y hacer de mi estancia algo productivo.

Al convertirme en Photo 2, empecé a tomar una actitud diferente respecto a las ventas.

Para vender tienes que tener confianza en ti mismo y ser bastante caradura. Que no te importe mucho la cara de la gente cuando le digas el precio.

Yo solía pensar que las personas regateaban los precios porque no podían pagar más, pero muchas veces frente al mostrador clientes VIP cargando carteras de diseñador venían a regatear el precio de las fotos. En general, creo que las personas desconocen el valor de la fotografía.

El trabajo detrás de una foto es extenuante. Cada fotógrafo carga unos 12 a 20 kilos por día entre luces y backdrops entre varios pisos, sudando y vistiendo trajes formales…  Bajar el precio, no hay forma.

Economía

Ya que hablamos de  dinero, me alegra haber mejorado mi performance en las ventas porque ello me ayudó mucho a mejorar mi salario. Aunque no sea mucho lo que gano semanalmente, me alegra ver que mis estadísticas en venta llegan a un 67% (el promedio de cada fotógrafo es entre el 40 y 60 por ciento).

Durante los primeros cinco meses fui  Photo 1 y mi paga la dediqué íntegramente a pagar el uniforme y la D90 que ahora es mía.

Un Photo 2 puede ahorrar entre 2500 a 3000 dólares o un poco más, dependiendo de la ruta del crucero y la temporada.

Intercambio cultural

Esta quizás es la mejor (y también puede ser la peor) experiencia a bordo. La desmitificación de los ideales sobre los países del mundo, sobre cómo son los latinos, chinos, indios, ingleses…

¿Hay estereotipos? Sí, los hay. Es inevitable que entre latinos tengamos ciertos patrones comunes. De igual forma los asiáticos y los europeos.

El tema es que cuando reconoce estos factores asocia a las personas a ciertas características, sin embargo las personas son únicas y hay valiosas excepciones que te hacen cambiar de opinión.

La vida aquí me ha dado muy buenos amigos de Jamaica, Filipinas, Honduras, México, India, Bosnia… Y un maravilloso mejor amigo que hoy es mi compañero de aventuras Marko, de Serbia.

Todos estamos bajo el mismo techo 24/7. Imagina que de cada país envián una pequeña porción a convivir en un solo lugar. Ese lugar es el barco. Comemos, bebemos y bailamos juntos. Hablando la misma lengua con diferentes acentos y errores, pero la comprensión y sintonía se logra cuando finalmente las personas encuentran sus puntos comunes.

Crecimiento personal

La perseverancia es una cualidad que hay que tener para poder avanzar sin pensar en factores como la rutina y el cansancio. Intentar, intentar e intentar.

No fue hasta mi quinto mes que realicé una serie de exámenes para llegar a ser Photo 2. Esto quiere decir, más responsabilidad, más exigencia profesional y un ligero aumento en la paga.

Aunque esto sea la fotografía más comercial del mundo, al punto que muchos digan que no es fotografía, el reto es intentar aprender de esto. Veo a muchos fotógrafos 2 y 3 que no les apetece aprender sobre cómo usar el flash (bouncing) o mejorar las poses en los retratos. Personalmente, siempre odié posar a la gente para una fotografía, pero este es un negocio en el que no hay tiempo para ser espontáneos. La creatividad  está restringida a fotografía en unos 60 o 90 segundos a la gente y sacarle la mejor sonrisa.

Como no todos los huéspedes del barco están dispuestos a tomarse fotos, te toca hacer “smudge” o como en Perú diríamos “jalar”. Sonreir, saludar y decirles a todos que es hora de retratarse todo el tiempo es tedioso. Te toca recibir muchos “NO”, a veces ni el saludo responden o simplemente una negativa enorme con las palmas de la mano como si los hubieses ofendido. Sea de forma educada o grosera, los “NO” vendrán una y otra vez, entonces es cuando tu personalidad se fortalece y ya no te importa que la gente te rechace.

La perseverancia y la tolerancia (que yo siempre he tenido muy poco de las dos) son valiosas. Una vez que uno se acostumbra es como no darse por vencido ante los NO que vienen cada día y de todas partes.

Mi novio y yo, para continuar juntos tuvimos que hacer una serie de requerimientos a nuestra compañía. Lo primero es que cuando te enamoras en el barco, todos los contratos tienen diferentes fechas, eso quiere decir que uno de los dos se va primero. En nuestro caso, mi novio decidió extender su contrato hasta en dos oportunidades.

Para quedarse más tiempo llenamos formularios y esperamos ansiosos las respuestas. Finalmente él consiguió hacer el sign-off el mismo día que yo, por eso partimos juntos a casa el 31 de enero.

Otro requerimiento que presentamos fue una solicitud para ser enviados al mismo barco en nuestro siguiente crucero. La compañía rechazó un par de veces el pedido por considerarme nueva en la empresa. Ahora después de cuatro meses y una larga correspondencia, fue aprobado.

Nunca digas nunca.

Hace meses cuándo la gente me preguntaba si me quedaría para realizar un segundo contrato  en este empleo, yo me negaba rotundamente. Sin mentir, habré dicho nunca unas cientos de veces. Pero el destino nos presentó a mí y a Marko.

Aún no podemos creer lo rápido que pasaron los 8 meses y tres semanas. Ya estamos de vacaciones, reencontrándonos con los amigos y la familia.

Fui por la experiencia personal y he regresado con memorias y un corazón enamorado. Ya tengo fecha de retorno y el nombre del barco al que me han asignado, pero me reservaré todos los datos para un próximo post. Hasta la vista!!!

This is not a love story

To Marko. 

Perú - Serbia.
Perú – Serbia.

Perú/ Serbia. 1986/ 1990. En este mapa la distancia que existe entre ambos países. Puntos rojos que forman una inmensa línea. Una línea que nació un 17 de mayo, cuando sentada frente a mi manager abriste la puerta de la oficina para tomar tu cámara. En menos de un segundo cruzamos miradas. Ese microsegundo debe ser el más largo y el más intenso que alguien conozca porque creó nuestra historia.

Nuestro destino debe estar escrito en alguna parte de ese mapa. Llegaste hasta aquí en busca de tu sueño y del dinero que necesitas para hacerlo realidad. Yo, algo perdida, solo quería viajar y encontrar ese “algo” que me faltaba. Apliqué a este mismo puesto como fotógrafa hace cuatro años. Después de muchos trámites tenía mi
contrato, pero en aquel entonces renuncié por amor y me quedé en Lima.

Cuatro años después, estoy a bordo y pienso que este era el momento. Debe estar escrito que tardara tanto hasta llegar a este barco para encontrarte.

Siendo tan distintos, de orígenes tan diferentes nos encontramos en un punto, uno de los puntos que conforman esa inmensa línea en el mapa. Siempre fui la niña estudiosa y aplicada que nunca se ensuciaba las panties blancas. Tú, el niño deportista y juguetón que siempre faltaba a la escuela. Soy una loca, fan de las películas
indie, de lo ‘retro’ y las ciudades bohemias y tú tan moderno chico de rave, chico de gym y adicto a las bebidas de proteína.

Tú eres el que ahora se sienta conmigo a ver los encuadres de Woody Allen, y aunque te quedes dormido, sé que estás conmigo. Yo soy la que te graba poemas en el celular para que los escuches en el gimnasio, y que te espera cuando tardas en hacerte el peinado.

Las primeras semanas la química empezaba a hacerse evidente. Y por un malentendido, estando entre copas, llegamos a un mismo lugar. Esa noche escribimos a pulso cada uno de estos días juntos. Tantos besos inesperados que al día siguiente intentamos esconder bajo la alfombra.

Eramos como dos niños que se escondían uno del otro. Tu salías corriendo del trabajo para el gimnasio y luego te escondías en la cabina. Yo me iba a todas las fiestas posibles. Tenía citas e incluso intenté revivir algo a la distancia. Ambos sin éxito, finalmente nos rendimos.

Una noche, huímos del bar juntos. Otra noche nos besamos a escondidas. Otros días te encontraba en la cabina esperándome. Lo que empezó como un juego terminó por convertirse en una maravillosa aventura.

Somos los buenos companeros en el trabajo, los amigos que se hacen bromas todo el tiempo, los amantes que huyen del montón para arder en besos, los enamorados que se miran fijamente en silencio, y aunque somos imperfectos, nos sentimos tanto que continuamos luchando en esta vida paralela.

BONUS TRACK

We are walking. I can see the sun over us. We give little steps in the middle of the road. Something is coming soon.

————————————————————————————————-

This is not a love story (english version)

Peru / Serbia. 1986/1990. This map shows the distance between the two countries. Red dots that form a huge line. A line that was born on May 17, when i was sitting with my manager you opened the door of the office to take your camera. In less than a second we exchanged glances. Microsecond That must be the longest and most intense that someone knows our history because it created.

Our destination must be written somewhere on that map. You came here looking for your dream and you need money to make it happen. I, a little bit lost, just wanted to travel and find that “something” that was missing. I applied this same job as a photographer four years ago. After many steps had my contract, but then gave up for love and stayed in Lima.

Four years later, I’m on board and I think this was the time. Must be written that took so long to get this boat to find you.

Being so different, with so different backgrounds we are at the same place, in one of the points that make up the immense line on the map. I was always the studious girl with the white and clean panties. You, the athlete and playful child who always skipped school. I am a crazy fan of indie films, the ‘retro’ and bohemian modern cities and you just rave boy, who loves the gym and protein drinks.

Now, you’re the one who sits next to me to see Woody Allen’s films, and even if you fall asleep, I know you’re with me. I’m the one who record poems on your cellphone so that you hear in the gym, and the one who waits for you a while when you make your hairstyle.

The first few weeks the chemical between us began to become evident. And a misunderstanding, while between drinks, take us to the same place. That night we start to writing each of these days together. So many unexpected kisses that we tried to hide under the rug.

We were like two children who were hidden from each other. After work you went running to the gym and then you were hiding in the cabin. I went to all possible parties. I made appointments with other people. Both without success, finally gave up.

One night we escaped from the bar together. Another night we kissed in secret. Other days I was in the cabin waiting for me. What started as a game ended up becoming a wonderful adventure.

We are good coworkers, friends who make jokes all the time, lovers who runaway to burn kissing each other, a couple who stare in silence, and although we are imperfect, we continue fighting in this parallel life.

BONUS TRACK

We are walking. I can see the sun over us. We give little steps in the middle of the road. Something is coming soon.

Living in a “yellow submarine”

Celebrity Summit
Celebrity Summit

Este es “mi” barco, el Summit, un monstruo de latón de más de 12 pisos en el que viven aproximadamente más de 800 tripulantes (crew) y cientos de huéspedes.

Como tripulante tu vida está totalmente vigilada  24/7. El único espacio en el que mantienes cierta “privacidad” es tu cabina.

Fuera de ella, muchos de nosotros compartimos lugares en común:

 

Deck 1 (Piso 1)

El deck 1 del crucero es el área principal de la tripulación. Aquí se encuentran los comedores, las oficinas, las áreas de seguridad, salas de reuniones, y por supuesto, el bar del staff.

"Acceso solo al crew". Este es una de las puertas del deck 1.
“Acceso solo al crew”. Este es una de las puertas del deck 1.
Pasaje del deck 1.
Pasaje del deck 1.
Tripulante del área de cocina en el elevador.
Tripulante del área de cocina en el elevador.

Staff Bar

Ubicado en el deck 1, el staff bar es el lugar donde el crew pasa la mayor parte del tiempo libre. Es un buen sitio para sentarse beber um café y conocer gente o, en mi caso, conversar com mis amigos de la barra: Uriel (Jamaica), Alex (Filipinas) y Bibín (India).

Staff Bar.
Staff Bar.
Alex (Philipinas), uno de los primeros buenos amigos que encontré en el Summit.
Alex (Philipinas), uno de los primeros buenos amigos que encontré en el Summit.

 

Uriel (Jamaica), bartender y amigo de casi toda la tripulación.
Uriel (Jamaica), bartender y amigo de casi toda la tripulación.

 

 

Mess
Otro lugar, donde la mayoría de gente pasa tiempo y se conoce entre sí, son los comedores o “Mess”. El principal es el Crew Mess (Comedor para tripulantes) que está abierto la mayor parte del tiempo y casi siempre algo desordenado por la cantidad de gente que va.

"Crew Mess".
“Crew Mess”.

Usualmente yo voy al Oficcer Mess, cuya comida es más saludable y el espacio está mejor distribuído. Aquí llegan los trabajadores de los services como los spa, las tiendas, los fotógrafos y los oficiales del barco.

"Officer Mess".
“Officer Mess”.
Un almuerzo común en el Officer Mess.
Un almuerzo común en el Officer Mess.
Mirnes (Bosnia) una de las sonrisas más lindas de este comedor (cosa rara en el barco: gente feliz).
Mirnes (Bosnia) una de las sonrisas más lindas de este comedor (cosa rara en el barco: gente feliz).
Noo (Tailandia), creo que es una de las mujeres más fuertes y trabajadoras de este lugar. La admiro por esa sonrisa perenne en el rostro.
Noo (Tailandia), creo que es una de las mujeres más fuertes y trabajadoras de este lugar. La admiro por esa sonrisa perenne en el rostro.

El último mess, es el Staff Mess, donde puedes encontrar algo de comida chatarra.

Crew Bar

Mis primeros 40 días los pasé bebiendo casi a diario. El turno de los fotógrafos acaba cerca de la medianoche  por lo general. A esa hora volamos a cambiarnos y junto a mi ex rommie solíamos ir a las fiestas que organiza RRHH.

El Crew Bar (Bar de la tripulación) es un pub de luces tenues inundado de humo ya que es el único bar donde la tripulación puede fumar. Aquí se realizan la mayoría de fiestas temáticas semana a semana: fiesta latina, fiesta serbia, fiesta caribeña…

Crew Bar.
Crew Bar.

Es el lugar indicado para divertirse y lanzar el anzuelo… – ya saben a lo que me refiero-.

 

 Deck 5

El deck 5 es el escape de la tripulación para poder ver el mar. El gimnasio está ubicado em este piso, así que se puede decir que hay algo de relax en esta zona. Algunos también vienen aquí para ver películas, tomarse una soda o fumar.
Era mi piso favorito, hasta que un  anónimo reporto uma falta grave en mí contra. La seguridad del barco me llamó hace más de dos meses para decirme que estaba siendo investigada por arrojar basura  al mar (ese acto tan común en tierra, es una falta grave a bordo). Dijeron que alguien tenía pruebas y me acusaba. El jefe de seguridad me citó para interrogarme (sí, es como la policía) y fue bastante hostil.

A tanta insistencia de que me declarara culpable de algo que no hice, casi lloro de la impotencia y les juro que hasta quería renunciar. Obviamente la acusación era uma completa mentira, pero tenía que probar que era inocente.

Con el paso de los días, no lograron comprobar que fui yo quien lanzó uma manzana al mar. El caso se cerró y  después de todo decidí quedarme a bordo.

Como pueden ver, el listado está algo chico, pero es lo principal. Literalmente sigo sobreviviendo a la vida aquí. Continúan los días duros y maravillosos. Este es nuestro viaje 533 y es el último crucero con destino a Bermuda de esta temporada.

Escribo desde la Isla del famoso triángulo, me siento emocionada por lo que se viene: Canadá.